El Juego de las Estrellas de las Ligas Mayores o el "Clásico de Verano", es un partido anual de beisbol entre jugadores de la Liga Nacional y la Liga Americana, seleccionados por una combinación de fanáticos, instructores y dirigentes.

"El 6 de julio de 1983, Fred Lynn salió a batear en la tercera entrada con las bases llenas contra Atlee Hammaker. Y bateó el único jonrón con las bases llenas en la historia. En el partido se establecieron ocho récords".

El Juego de Estrellas, usualmente se efectúa a principios o a mediados de julio y simbólicamente marca el punto intermedio de la temporada de beisbol ligamayorista. Es costumbre que el partido se juegue en martes, sin que se realicen otros juegos un día antes o después. Estos son los únicos dos días del calendario en los que no se programa actividad alguna en las ligas profesionales deportivas de los Estados Unidos. Los otros deportes mayores del país, baloncesto, fútbol y hockey, están fuera de temporada.

"Mickey Mantle (1954-1960), Joe Morgan (1970-1977) y Dave Winfield (1982-1988) son los únicos tres jugadores en la historia del Juego de Estrellas en el que cada uno bateó consecutivamente de hit en siete partidos"

Desde el 2003, el equipo ganador del Juego de Estrellas, recibe la oportunidad de aparecer como equipo de casa para la siguiente Serie Mundial. El juego más reciente (2007) fue efectuado en el parque AT&T en San Francisco, California, casa de los Gigantes. La Liga Americana ganó por décima vez consecutiva (excepto el juego empatado en 2002) y se ha aprovechado de la ventaja del formato cada año desde su concepción. La Liga Nacional no ha logrado victoria alguna desde 1996. El próximo Juego de las Estrellas (2008) se verificará en el Yankee Stadium de la ciudad de Nueva York.

"Stan 'The Man' Musial tiene el récord del Juego de Estrellas con el mayor número de partidos y turnos como bateador emergente con 10 juegos (un récord) y diez turnos (otro récord)".

El primer Juego de las Estrellas fue parte de la Feria Mundial de 1933 en Chicago, Illinois, y fue concebido por Arch Ward, entonces editor deportivo del rotativo The Chicago Tribune. Inicialmente fue planeado para que se jugara solamente una vez, pero como fue un éxito completo, se decidió que el evento se efectuara anualmente. La contribución de Ward fue reconocida por el Beisbol de Grandes Ligas en 1962 con la creación del "Trofeo Arch Ward", obsequiado cada año al Jugador Más Valioso del Juego de Estrellas.

Jim Deshaies, (Astros) comentarista de TV. "En las mayores, yo nunca fui parte de un Juego de Estrellas. La oportunidad no se presentó, pero debe ser muy emocionante y especial ser parte de la celebración".

El beisbol siempre ha sido más que un juego. Y así lo dijeron John S. Bowman y Joel Zoss en La Historia Gráfica de Beisbol "Como parte del propio tejido de la cultura Americana, el beisbol es el terreno común y social entre extraños, un mundo de posibilidades y de oportunidades, como dijo Yogi Berra, 'el juego no termina hasta que se termina'. Es una tradición americana rica en leyendas, folklore e historia que nunca termina, donde cada juego es un nuevo capítulo de nueve entradas y cada pelotero tiene el chance de convertirse en héroe. A través de los años, cada organización ha podido presentar a súper estrellas que han sobresalido sobre el resto. Que son las que atraen a los aficionados al parque de pelota y solamente un partido los pone a todos juntos una sola vez: el Juego de las Estrellas.

Dewey Robinson, (Astros) instructor de lanzadores. "Nunca participé en un Juego de Estrellas. Ser seleccionado por los fanáticos y tus compañeros, debe ser un gran honor".

El primer Juego de Estrellas se efectuó el 6 de julio de 1933 en el Comiskey Park en Chicago y en el que se exhibio el mejor talento beisbolista.

Mark Loretta, reserva de los Astros. "El Juego de Estrellas me trae gratos recuerdos desde que era niño. Siempre creí que era lo mejor del verano. Verlo en la TV, escuchar las alineaciones, ver a los jugadores a lo largo de las líneas del cuadro, ver los diferentes uniformes. Son recuerdos imperecederos que tengo desde mi juventud".

Los jugadores para los equipos que participan en el Juego de Estrellas, originalmente fueron seleccionados por los dirigentes y los fanáticos para los partidos de 1933 y 1934. De 1935 a 1946, los dirigentes seleccionaron al equipo completo de cada liga. De 1947 a 1957, los fanáticos escogieron a los regulares y el dirigente a los lanzadores y resto de jugadores. De 1958 a 1969, los dirigentes, jugadores y coaches seleccionaron a los peloteros. En 1970, el voto de nuevo regresó a manos de los aficionados para la selección de los titulares para cada conjunto y así continúa hoy.

Brad Ausmus, receptor de los Astros. "Es una alegría inmensa para cada jugador seleccionado. El encontronazo de un equipo contra el otro es un verdadero espectáculo".

En 1989, la posición del Bateador Designado fue utilizada por primera vez en el Juego de Estrellas.

Hunter Pence, jardinero de los Astros. "Ser seleccionado para ser parte del Juego de Estrellas, es un premio otorgado por los fanáticos por haber rendido bien durante la primera parte de la campaña. Los que participan disfrutan de la contienda, y los que no, toman un descanso merecido. Es un juego en el que compiten los mejores".

La regla del bateador designado se aplica basada en la liga donde juega el equipo de casa. En los estadios de la Liga Americana, ambos equipos usan al designado que batea por el lanzador. En los de la Liga Nacional, las alineaciones programan al lanzador como bateador, sin embargo muchas veces se usan los bateadores emergentes.

El zurdito de oro, Wandy Rodríguez. "El Juego de Estrellas significa para un pelotero, algo muy importante, porque participan los jugadores seleccionados que son los mejores del mundo, especialmente aquellos que tuvieron un buen comienzo de temporada. Es un honor estar allí".

Desde el primer Juego de Estrellas, los jugadores han vestido sus uniformes respectivos en vez del uso de uniformes especialmente hechos para el juego, con una excepción. En el primer partido, los jugadores de la Liga Nacional vistieron uniformes confeccionados para el evento, con las letras "LIGA NACIONAL" sobre el frente de la camisa.

Desde 1970 hasta principios de 1990, se permitió que los jugadores vistieran sus correspondientes uniformes para el Juego de las Estrellas.

Bill Brown, narrador de TV de los Astros. "Significa que el mejor talento de las mayores se presenta a los aficionados en solamente un partido y en un solo campo. Es una exhibición y el resultado del juego propiamente dicho no significa mucho, pero la oportunidad de ver a los mejores jugadores del mundo en competencia es algo que vale la pena ver y recordar".

En 1972, Nate Colbert de los Padres de San Diego, vistió el uniforme equivocado para el Juego de Estrellas en Atlanta. La Liga Nacional era el equipo de casa, pero Colbert vistió el uniforme que se usa en el camino con "SAN DIEGO" al frente en vez del de casa con el nombre de "PADRES".

Ed Romero, coach de los Astros. "Para mí, el Juego de Estrellas significa un reconocimiento del fanático con respecto a la labor que estás haciendo; que fuiste un pelotero consistente durante la primera parte de la temporada. Es un verdadero honor ir al Juego de Estrellas".

Para el Juego de Estrellas de 1985 en Minnesota, Lou Whitaker de los Tigres de Detroit olvidó empacar su uniforme. Tuvo que comprar uno similar en uno de los mostradores del Metrodome. Más tarde agregó el número 1 de su uniforme, pero no su nombre, el que por último fue escrito con un marcador especial en la parte trasera de la camisa.

Mariano Duncan, coach de primera base de los Dodgers. "Eso significa bastante; representa mucho para mí. Yo solamente participé en un Juego de Estrellas en mi carrera de Liga Mayor. Para mí eso fue un orgullo en 1994 cuando jugaba para los Filis de Filadelfia. Los fanáticos me seleccionaron para jugar segunda base. Es también un honor porque no solamente te escogen los coaches; los fanáticos participan en grande. Aconsejo a los jóvenes que cuando los seleccionen, vayan y den gracias a los fanáticos por la elección".

Colbert y Whitaker se redimieron. Colbert terminó el JDE al anotar la carrera ganadora con la Liga Nacional en la parte final de la décima entrada. Whitaker, en el JDE de 1986 (el año del uniforme) desembarcó un cuadrangular de 2 carreras para poner arriba a la Liga Americana y ganar en el Astrodome de Houston.

Larry Bowa, asistente de Joe Torre de los Dodgers. "El Juego de Estrellas, significar todo para mí porque es un honor. Jugar con los peloteros que fueron seleccionados por cientos de miles de personas, es algo imperecedero. Yo jugaba en la Nacional y derrotamos a la Americana. Cuando oigo a peloteros que dicen que es preferible tomar los días libres, el estómago se me agria, porque para mí, si participas en uno, dos, cinco o más juegos, tiene que ser un honor. Es respeto por el juego y un orgullo el ser seleccionado. Nunca rehúses participar en un Juego de Estrellas".

En el Juego de Estrellas de 1993 en el Camden Yards, el jardinero de los Expos de Montreal Marquis Grissom olvidó su uniforme y tuvo que pedir prestada una camiseta a Tony Gwynn, pantalones a Mark Grace, y compró una gorra de los Expos en una tienda de recuerdos.

Manny Mota, coach administrativo de los Dodgers. "Representa lo máximo. Es el lugar al que todo jugador tiene el deseo y las ansias de llegar. Participar en el grupo más selecto de las grandes ligas en esa parte de la temporada donde se reúne la crema y nata del beisbol. Es un honor para la persona que tiene la oportunidad de participar y un gran privilegio, porque quizá eso suceda una vez en la vida y es un momento para recordar".

Existe un debate en lo que se refiere a permitir la participación del bateador designado en cada Juego de Estrellas, ya que muchos lanzadores no son muy aptos como bateadores.

Jackie Moore, asistente del dirigente de los Astros Cecil Cooper. "Creo que el JDE es la oportunidad que tienen los fanáticos de beisbol de ver a los jugadores que se distinguieron en la primera parte de la temporada en un solo partido y en el mismo lugar. Es un juego relajado, pero gratificante para los jugadores participantes".

Hubo dos Juegos de Estrellas efectuados en cada una de las temporadas de 1959 y 1962. El segundo partido fue agregado para recaudar dinero y ayudar al cofre que cubre la pensión de los jugadores, tanto como otras causas. El experimento fue abandonado, porque dos juegos diluían el atractivo del evento.

Geoff Blum, lanzador de los Astros: "Participar en el JDE es un orgullo"

Miguel Tejada, shortstop de los Astros: "El JDE reconoce tu buen rendimiento durante la primera parte de la campaña. Que eres una estrella"

Christ Sampson, lanzador de los Astros: "Debe ser un gran honor. El hecho de demostrar que eres un jugador elite".

Joe Torre, dirigente de los Dodgers: "Yo tuve la oportunidad de participar en el Juego de Estrellas. Jugar es una cosa y dirigir un equipo de Estrellas es algo muy especial. Yo dirigí a seis equipos de Estrellas porque estuve en la Serie Mundial del año anterior. Es un gran honor para los jugadores. El gusto más grande como dirigente en este evento es ver a los peloteros que llegan por primera vez. Uno se da cuenta que estás entre los jugadores elite de ambos circuitos y que representas a los que votaron por ti".

René Cárdenas cubre a los Astros para La Prensa de Nicaragua. Escribe para Crónica de los Astros, astrosdehouston.com y Astros Magazine. Tiene su propia página internet de beisbol www.laestufacaliente y es el actual narrador primario de TV de los Astros.