NUEVA YORK - Empieza la primera actividad beisbolística de la fiesta del Juego de Estrellas del 2008 en el Yankee Stadium, con el Juego de las Futuras Estrellas.

Este evento, ya una tradición que remonta al 1999, se realiza entre el Equipo del Mundo-la crema de los prospectos de liga menor nacidos fuera de los Estados Unidos-contra el Equipo de EE.UU., que esta vez está formado por los integrantes de la pre-selección estadounidense para los Juegos Olímpicos del 2008 en Beijing.

En esta edición, hay dos nombres sonoros del béisbol de las Grandes Ligas como managers de los respectivos conjuntos: Davey Johnson del Equipo de EE.UU. y Tino Martínez del Equipo del Mundo.

Johnson, jugador de muchos años de Grandes Ligas en la década de los 60 y de los 70, fue dirigente campeón de la Serie Mundial con los Mets en 1986, y también llevó a los Rojos a la postemporada de 1995 y a los Orioles a playoffs en 1996 y 1997. Además fue capataz de los Dodgers al final de los años 90 y en el 2000.

De su parte Martínez-que de hecho es estadounidense de nacimiento y de ascendencia cubana-fue estelar jugador con los mismos Yankees "imperiales" del 1996 al 2000, ganando cuatro anillos con los Mulos. También jugó con los Marineros, los Cardenales y Tampa Bay.

Esta es una oportunidad única para los jóvenes latinoamericanos de jugar en el Yankee Stadium, que está en su última temporada antes de inaugurarse el nuevo estadio justo al lado de éste. Peloteros como el dominicano Fernando Martínez, el venezolano Gorkys Hernández y el mexicano Ramiro Peña, entre muchos otros de los nuestros, tienen la oportunidad de jugar en la Casa que Construyó Babe Ruth-algo que jamás hubieran soñado hace muy poco tiempo, y mucho menos cuando eran apenas muchachitos jugando en sus casas.

El Juego de las Futuras Estrellas es la combinación perfecta de lo mejor que viene subiendo de las menores, jugando en lo mejor de lo viejo: El Yankee Stadium.