NUEVA YORK -- Por más popular que puedan llegar a ser algunos equipos de Grandes Ligas, hay una frase bien sencilla que explica mucho sobre el arrastre del conjunto con sede en el Bronx, Nueva York: "Los Yankees son los Yankees".

Los Mulos son, simple y llanamente, el equipo de más tradición y de más simpatía en la historia del béisbol de la Gran Carpa, no sólo dentro de los Estados Unidos, sino también en América Latina y dondequiera que se sigue la acción de liga mayor.

En el Juego de las Futuras Estrellas, el primer evento de la Fiesta del Juego de Estrellas 2008 en el Yankee Stadium, el paracorto mexicano Ramiro Peña tuvo la oportunidad de saborear lo que es jugar con la gorra de los Mulos en la Casa que Construyó Babe Ruth.

"Es bien bonito esto, es un sueño, me siento muy feliz", dijo a LasMayores.com Peña, jugador de Trenton Thunder Clase Doble-A de Nueva York. "Me sorprendí bastante (al ser convocado para el evento). Jamás pensaba que estaría aquí."

No fue solamente el jugar en el mismo campo corto que ocupa Derek Jeter todas las noches aquí lo que experimentó Peña, sino también toda la atención que recibe un jugador de los Yankees en este afamado estadio del Bronx, ya que estuvo bien entretenido firmando autógrafos y atendiendo las múltiples solicitudes de la prensa.

En el terreno de juego, el fuerte de Peña, firmado hace tres años por los Yankees, es el guante. "Estoy bien a la defensa, lo que a lo mejor necesito mejorar un poco es el bateo", dijo el ambidextro, que en la presente temporada con el Trenton lleva promedio de .272 en 82 partidos (434 turnos), con 16 dobles, cinco triples, dos jonrones, 38 empujadas. Batea .280 a la derecha y .269 a la zurda.

Otro aspecto que el nativo de Monterrey pretende aprovechar más es la velocidad. "Me gustaría aumentar la cantidad de bases robadas también". En el 2008, Peña lleva seis bases robadas en 11 intentos, porcentaje que deja bastante que desear, y a la vez propio de un jugador que aún se encuentra en pleno desarrollo.

El manager del Equipo del Mundo, Tino Martínez, leyenda de los Yankees y también instructor de ligas menores en el sistema de los Mulos, estima mucho la habilidad de Peña, quien cumplirá los 23 años de edad el próximo viernes, 18 de julio. "Ramiro tiene una habilidad increíble a la defensa", dijo Martínez. "Aún con las lesiones que sufrió el año pasado (estuvo en la lista de lesionados tres veces en el 2007), ha podido acoplarse y demostrar ese talento con el guante."

Martínez sabe algo de jugar con buenos torpederos en el Yankee Stadium. De 1996 al 2001, Tino compartió el cuadro de los Mulos con nada más y nada menos que la superestrella Jeter.

¿Se da el lujo Peña hasta de pensar en algún día ocupar el puesto que por tantos años ha prestigiado Jeter? "Sería una gran carga", dijo el torpedero con una sonrisa bien respetuosa. "Él es una gran figura, muy carismático y buena gente. Por ahora seguiremos tratando de ser humildes y progresar lo más que se pueda."