NUEVA YORK - El décimo Juego de las Futuras Estrellas fue dominado por un excelente pitcheo latinoamericano y un bateo inteligente del venezolano Pablo Sandoval, de la organización de los Gigantes, y del taiwanés Che-Hsuan Lin, del sistema de los Medias Rojas y JMV de la edición del 2008.

En la lomita los lanzadores del Equipo del Mundo permitieron un total de solamente tres hits ante el Equipo de los Estados Unidos, conformado por la pre-selección de EE.UU. para los Juegos Olímpicos de Beijing.

El venezolano Carlos Carrasco, abridor del Equipo del Mundo, lanzó la primera entrada y así se quedó con la victoria, ya que los internacionales anotaron su primera vuelta en el mismo primer episodio con un sencillo de Sandoval. En su presentación, Carrasco no permitió hits, ponchó a dos y otorgó una base por bolas.

"Me sentí muy bien, muy estable", dijo Carrasco. "Estoy contento con el trabajo que hice. Sé que es mi tercera participación en este evento, pero me siento como si fuera la primera, por toda la emoción y el estar aquí en el Yankee Stadium. Ahora regreso a Doble-A para seguir haciendo un buen trabajo. Estaré esperando la llamada y tal vez pueda pitchar en Grandes Ligas algún día."

A Carrasco le siguieron en el montículo el dominicano Polín Trinidad de los Astros, el venezolano Héctor Rondón de los Indios, el boricua Eddie Morlán de los Rays, el dominicano Julio Pimentel de los Reales, el venezolano Jesús Delgado de los Marlins, el mexicano Fernando Salas de los Cardenales, el venezolano Henry Rodríguez de los Atléticos, y el curazoleño Shairon Martis, quien se llevó el juego salvado.

El venezolano Elvis Andrus fue protagonista de la primera carrera del Equipo del Mundo, recibiendo base por bolas y anotando con un rodado de su compatriota Sandoval. El joven de los Rangers disfrutó en grande la experiencia. "Esto ha sido como un sueño para mí, el estar aquí. ¿Y en el Yankee Stadium en su último año? Increíble", dijo Andrus. "Realmente he disfrutado esto y tal vez algún día pueda ser un All-Star y jugar en el juego de verdad.

"Estoy jugando mi juego y tengo buena mentalidad en el plato y a la defensa" continuó Andrus, prospecto de los Rangers de Texas. "Tal vez pueda llegar a Grandes Ligas si me necesitan en septiembre o si alguien se lesiona. Sé que lo puedo hacer. Es sólo cuestión de recibir la oportunidad y demostrar de lo que es capaz uno."

Algo curioso para la edición del 2008 fue el hecho de que el manager del Equipo del Mundo, Tino Martínez, nació en los Estados Unidos, aunque es de ascendencia latina. Sin embargo, eso no le quitó nada de la emoción de ser parte de este evento ya tradicional en la Semana de las Estrellas.

"Qué gran experiencia", dijo Martínez. "Fue un privilegio dirigir a estos muchachos y ver a los estadounidenses jugar también. Estos jugadores representan el futuro de nuestro juego. Y que sea en el Yankee Stadium, mejor de ahí se daña."

La blanqueada fue la segunda que le propinan Equipos del Mundo a sus contrincantes de Estados Unidos, y la tercera en sentido general en la historia del evento. En el Juego Inaugural del Juego de las Futuras Estrellas, el Mundo le ganó a EE.UU. 7-0, y en el 2005, el conjunto estadounidense pintó de blanco a los internacionales 4-0.