NUEVA YORK -- Cuando comenzó la temporada, los Tigres de Detroit eran el equipo ultra favorito para pasearse en la División Central de la Liga Americana tras las sonadas contrataciones de Miguel Cabrera y Dontrelle Willis.

Pues Detroit apenas roza el récord de .500. Cabrera recién que empezó a calentar motores. A Willis le fue tan mal que terminó en las menores para recuperar su nivel.

El resultado es que el equipo que estaba llamado a arrasar sólo tiene un representante en el Juego de Estrellas del martes, y ése es el polifuncional venezolano Carlos Guillén.

Será la tercera aparición de Guillén en el clásico de mitad de año, luego de participar en el 2004 y 2007.

"Fue algo inesperado, considerando que no tuve la oportunidad de jugar en una misma posición", declaró Guillén el lunes. "Un día estaba en la primera base, el otro en la tercera y hasta terminé en los jardines".

"Yo creo que éste es el reconocimiento a mi esfuerzo diario", añadió Guillén.

Primero tuvo que ceder su puesto de torpedero tras la adquisición del colombiano Edgar Rentería y debió pasarse a la inicial. Un mes después, tuvo que intercambiar posiciones en las esquinas del cuadro interior con su compatriota Cabrera.

En una campaña de altibajos de los Tigres, Guillén ha sido un modelo de consistencia al amasar un promedio de .284 con ocho jonrones, 22 dobles y 47 remolcadas en 86 juegos. Lo ha hecho como tercero en el orden ofensivo.

Por ello no resultó ninguna sorpresa que se le mencionase cuando Terry Francona, el manager del equipo de la Liga Americana, le preguntó al dirigente Jim Leyland quién debería representar a los Tigres.

"Fue la decisión correcta, la más meritoria a un jugador que es ejemplar en todos los sentidos", dijo Leyland.

También está el factor versatilidad que aporta un pelotero que además batea ambidiestro. Guillén será suplente y seguramente Francona tendrá una diverso abanico de opciones para emplearlo al transcurrir los innings.

Precavido, Guillén contó que empacó tres guantes en las maletas que se trajo a Nueva York.

El tres parece ser un número muy asociado con él últimamente.

Aparte de jugar en la tercera base y estar en su tercer Juego de Estrellas, Guillén acaba de tener a su tercer hijo.

Se trata de la bebita Camelia José, quien no podrá verlo en acción. "Esta muy pequeña para estar en un cuarto de hotel y tomar un avión", dijo Guillén.