NUEVA YORK - El joven Josh Hamilton, que ha inspirado a muchos en esta temporada al haber superado la adicción a las drogas y el alcohol, montó un espectáculo histórico en la primera ronda del Festival de Jonrones del 2008.

Sin embargo, a fin de cuentas fue el canadiense Justin Morneau que pudo más en la última ronda.

Hamilton conectó 28 bambinazos en la primera ronda, superando la marca de 24 en el 2005 del venezolano Bobby Abreu y maravillando al público en el Yankee Stadium que cantó su nombre durante gran parte del evento.

"Fue increíble", dijo Hamilton después del Festival de Jonrones. "De niño jugaba en el patio de mi casa, haciéndome que estaba en el Yankee Stadium, y ahora hacer esto y ver cómo reaccionó el público, ante mi familia, es lo mejor que pude haber pedido."

De su parte Morneau, quien dio ocho y nueve jonrones en las primeras dos rondas, respectivamente, también estuvo impresionado con lo que hizo Hamilton.

"Él es la historia del año", dijo el campeón del Festival de Jonrones del 2008. "Fue algo increíble."

Tan increíble se vio Hamilton en la primera ronda que el dominicano Edinson Vólquez, disfrutando el "show" del toletero de los Rangers como los demás presentes, de manera jocosa colocó el trofeo de campeón del evento en el home plate, para significar que ya nadie podía competir con el jardinero de Texas.

"Es un animal", dijo Vólquez sobre el pelotero que fue cambiado por él de los Rojos a los Rangers. "Ese tipo es tan fuerte. Estaba dando batazos de 500 pies, así que simplemente le puse el trofeo ahí."

Todos los colegas de Hamilton se quedaron con la boca abierta al observar la primera ronda de la primera selección del draft de 1999.

"Nunca había visto a nadie darle a la bola tan lejos con tanta consistencia", dijo el receptor de los Mellizos, Joe Mauer. "Realmente montó todo un show para todos. Sé que mucha gente se fue contenta a su casa."

Uno de los batazos descomunales de Hamilton por poco sale por completo del Yankee Stadium, algo que nunca ha pasado en esta Casa que Construyó Babe Ruth. Josh también se dio cuenta.

"Si la bola hubiese tenido algo extra, lo hubiera conseguido. Llegué cerca, ¿verdad?"

Pero parece que Hamilton se cansó después de tantos swings violentos, ya que conectó apenas cuatro en la segunda ronda (pasó a la final gracias a su total de la primera ronda, que valía también en la segunda), y en la última sólo pudo conectar tres, contra cinco del ganador Morneau. Sin embargo, al fin y al cabo todo el mundo supo apreciar lo que logró Hamilton, aunque no haya conquistado en evento en sí.

"Logramos lo que queríamos hoy", expresó Hamilton. "Él (el que le pitchó, Clay Council) me tiró la bola, y yo la bateé."

Morneau es el campeón del Festival de Jonrones, pero no pudo dejar de reconocer las hazañas de su contrincante en la última ronda.

"Todos estuvimos aplaudiéndolo", dijo Morneau, "porque queríamos un final feliz. Pero al mismo tiempo estoy contento de haber ganado."