NUEVA YORK -- Cliff Lee y Ben Sheets han sido elegidos como los abridores, y Terry Francona y Clint Hurdle tuvieron que preparar una alineación, llena del mejor talento en las mayores.

Pero eso puede ser visto en segundo plano. Cuando se haga el primer lanzamiento del Juego de Estrellas, la estrella más grande será el estadio.

La versión número 79 del Juego de Estrellas de las Grandes Ligas promete ser una celebración del Yankee Stadium y su valiosa historia como uno de los mayores escenarios de los Estados Unidos, la cual enmarca la última temporada de los Yankees en la catedral del béisbol antes de mudarse a las nuevas instalaciones al otro lado de la calle.

"Conocemos la historia de lo que ha pasado aquí debido al éxito que ha tenido la franquicia, y no podemos esperar para competir contra la Liga Nacional", dijo Francona, quien liderará el equipo de la Liga Americana luego de llevar al los Medias Rojas a su segundo campeonato de Serie Mundial en cuatro años. "Espero que todo el mundo siempre recuerde este juego".

Pero esto será más que un juego de exhibición en terreno sagrado, cuando la Liga Americana y la Liga Nacional de nuevo luchen por la ventaja como local en la Serie Mundial. El Joven Circuito espera extender su racha invicta a 12 juegos, viniendo de derrotar al Viejo Circuito en el Clásico de Verano del 2007 en San Francisco.

El equipo local será representado por el jugador que recibió los más votos, Alex Rodríguez y el capitán de los Yankees Derek Jeter, quienes formarán el lado izquierdo del cuadro de la Liga Americana. Se espera que el panameño Mariano Rivera sea llamado si la Liga Americana tiene la ventaja en la novena entrada para cerrar el último Juego de Estrellas en la historia del Yankee Stadium.

"Será algo especial", dijo Jeter. "Creo que será algo más especial para nosotros que jugamos con los Yankees, pero estoy seguro que para los jugadores de otros equipos también será especial. Es una celebración del Yankee Stadium, esa es la mejor manera de decirlo".

Esta es la primera que un estadio será el anfitrión del Juego de Estrellas en su último año y también la octava vez que un Juego de Estrellas se celebra en Nueva York; el Polo Grounds fue anfitrión en 1934 y 1942, el Ebbets Field en 1949 y el Shea Stadium en 1964.