NUEVA YORK - El inicialista de los Cardenales, Albert Pujols, llega al estadio todos los días, listo para jugar. Así que cuando se presentó en San Francisco el año pasado para el Juego de Estrellas y no jugó, aunque el piloto de San Luis Tony LaRussa lideraba la escuadra de la Liga Nacional, el dominicano no estaba a gusto.

Después del juego, Pujols dijo todo lo que que se dice para evitar los problemas. Pero su tono de voz y sus expresiones faciales no eran los de un hombre contento.

Pero eso fue el año pasado.

En lo que va de este año, Pujols no ha dejado de sonreír. Será el bateador designado y bateará cuarto en el Juego de Estrellas el martes. Fue seleccionado por el piloto de la Liga Nacional y manager de los Rockies, Clint Hurdle.

"Fue divertido el año pasado. Si no te diviertes como Estrella, aunque estés en la banca, no creo que debas venir", dijo Pujols. "Obviamente, estaba preparado para jugar y quería jugar, pero me divertí como si lo hubiera hecho porque es un honor ser Estrella, ya que hay tantos jugadores que pudieran estar aquí pero que no tuvieron la oportunidad por la competencia en ambas ligas".

"Me gusta tener a Albert bateando cuarto", comentó Hurdle. "Es la mejor alineación que he tenido, así que ya veremos a dónde nos lleva".

Entre los compañeros de Pujols de la Liga Nacional esta semana está otro estelar de los Cardenales, Ryan Ludwick. El dominicano se ha convertido, de manera no oficial, en el hermano mayor de Ludwick en Nueva York.

"Viajé hasta aquí con él", dijo Ludwick. "Me regreso [con él]. Me ha tomado de la mano durante todo este proceso. Es una buena persona para seguir. Ha estado aquí varias veces."

Pujols ha jugado en siete Juegos de Estrellas en su carrera, incluyendo los últimos seis. El toletero tiene en esta temporada promedio de bateo de .350 con 18 jonrones y 50 impulsadas, a pesar de luchar con dolores en el codo y una lesión en la pantorrilla. Los Cardenales (53-43) están en el segundo lugar en la División Central de la Liga Americana, a cuatro juegos y medio de los Cachorros. Necesitarán a un Pujols saludable si van a superar a Chicago en la segunda mitad. Que nadie se equivoque. Este es el equipo de Pujols. Los aficionados de los Cardenales están cruzando los dedos.

"Todo se siente bien. Mi codo no me ha dado problemas y la pantorrilla se siente bastante bien", dijo Pujols. "En el juego más reciente casi anoté gracias a un doble y estaba prácticamente a toda velocidad. En estos momentos, le doy gracias a Dios de que me siento saludable y no regresaré a la lista de incapacitados porque el equipo me va a necesitar".

Los Cardenales comienzan la segunda mitad de la temporada en casa contra los Padres. Pero por ahora, Pujols dice que va a disfrutar la experiencia en Nueva York. El próximo Juego de Estrellas es en San Luis, pero en estos momentos Pujols no está pensando en eso.

"No se puede uno adelantar mucho. Necesito ser seleccionado para estar ahí", dijo el quisqueyano. "Estoy seguro de que la ciudad de San Luis estará orgullosa y feliz de tener el Juego de Estrellas. Ojalá tenga la oportunidad de representar a los Cardenales de San Luis".

De lo que no hay duda es de dónde estará Pujols la noche del martes.

"Estoy feliz de tener la oportunidad de estar en esta alineación", dijo Pujols durante las entrevistas antes del Juego de Estrellas. "Estoy agradecido con Clint Hurdle por haberme puesto ahí. Tenemos un equipo bastante bueno. Yo [usualmente] bateo tercero, pero no importa. Podría batear octavo. Estoy emocionado de sólo estar en la alineación".