NUEVA YORK -- La intraquilidad crecía mientras la versión número 79 del Juego de Estrellas llegaba a altas horas de la noche y el piloto de la Liga Americana, Terry Francona manejaba su nómina cuidadosamente con la precisión de un juego de postemporada, teniendo cautela con cualquier cambio que hacía.

¿Esto era un juego de exhibición? Mientras que sea un dirigente, Francona, quien dirige a los Medias Rojas de Boston cuando no está sufriendo en el Clásico de Verano, nunca verá un Juego de Estrellas como simplemente nueve entradas de tramite.

Ese no es el caso cuando hay tanto en juego: El ganador se lleva la ventaja de local en la Serie Mundial, la cual los Medias Rojas de Francona disfrutaron el otoño pasado para frenar a los Rockies de Colorado.

"Creo que lo que está en juego es muy importante. Sabes, si no hay nada en juego, resulta siendo solamente un juego de exhibición", delcaró Francona casi unas cinco horas después del comienzo del Clásico de Verano.

"En verdad sentí la responsabilidad".

La razón por la cual Francona disfrutó un poco más esta victoria de la Liga Nacional, fue porque esta victoria de 4-3 en 15 entradas pudo fácilmente haber resultado a favor de la Liga Nacional.

La Liga Americana está invicta en los últimos 12 Juegos de Estrellas, con victorias en los últimos seis juegos. También hubo el famoso empate del 2002 en Milwaukee, y el de Nueva York tuvo el Clásico de Verano más largo en la historia antes de que Michael Young impulsó la carrera de la victoria con un elevado de sacrificio en el cierre del 15to episodio.

¿Esto era un juego de exhibición? Ese no fue el caso con el que vimos en Nueava York, y no solamente porque era el último Juego de Estrellas en el Yankee Stadium.

"Ninguno de los jugadores estaba sentado en la cueva. La energía, el entusiasmo, ellos sabían lo que estaba pasando", dijo Francona.

El primera base de la Liga Americana, Justin Morneau, quien abrió el 15to capítulo con un sencillo y anotó con el elevado de Young, nunca se sintió como si este juego era simplemente un juego casi de práctica.

Como parte de un equipo que está en la lucha para un puesto en la postemporada, Morneau se da cuenta de lo que una victoria en julio puede significar para un equipo en octubre.

"Nuestro equipo está a un juego detrás del líder en la división, así que esta victoria es muy importante", dijo Morneau. "Si entramos en una buena racha y durante la segunda mitad tenemos una oportunidad de entrar a la postemporada ... esperamos que este juego de nuevo nos ayude".

Clint Hurdle de los Rockies de Colorado, y quien dirigió el equipo de la Liga Nacional, también explicó la importancia de este juego al decir antes del encuentro: "Jugamos para ganarnos un anillo de campeonato".

La decisión del comisionado Bud Selig en el 2003 de darle la ventaja de local en la Serie Mundial a la liga que gane el Juego de Estrellas fue, entre otras razones, para crear un nuevo interés en un juego que había visto reducir la participación de los jugadores.

"Obviamente, no sé cómo era antes. Pero para nosotros ahora, significa algo. Significa la ventaja de local para la Serie Mundial, y eso es bien importante, especialmente si quieres ir a la postemporada", dijo el novato de Tampa Bay, Evan Longoria.

Selig le dijo a los periodistas que relacionar los resultados del Juego de Estrellas con el equipo que se lleve la ventaja de local durante la Serie Mundial ha sido un éxito y no tiene intenciones de deshacerse de eso.

"Ha restaurado la intensidad al deporte. Ya no escuchas a jugadores quejarse por que tienen que venir al Juego de Estrellas. A finales de los años 90, no querían venir", le dijo Selig a los periodistas. "No querían jugar. Salían del juego en la tercera o cuarta entrada. Ahora se juega con intensidad".

Eso fue evidente en el Juego de Estrellas en el Yankee Stadium cuando entre ambos equipos emplearon a 23 lanzadores para el juego que duró cuatro horas y 50 minutos. Hubieron batazos oportunos que le dieron la oportunidad a la Liga Americana de superar desventajas de 2-0 y 3-2, jugadas en home y varias jugadas que definitivamente tendrá a los 53,000 epectadores que estuvieron presentes pensando en este juego hasta octubre.

¿Qué signifaca esto? Significa que tal vez este será uno de los mejores Juegos de Estrellas que se ha jugado. ¿Qué significará en octubre? Nadie sabe. Pero el tercera base de los Medias Blancas Joe Crede dijo que la ventaja como local en la Serie Mundial, por lo menos, es una fabulosa ficha para comenzar la segunda mitad de temporada.

"De la manera en que los equipos de la Liga Americana han jugado en casa, la ventaja como local sería una tremenda ventaja", explicó Crede. "Este juego es extremamente importante".