(AP)

PHOENIX - Sin hacer mucha bulla, Jhonny Peralta ha sido uno de los productores de carreras más consistentes del campo corto desde el 2005, primero con los Indios y ahora con los Tigres.

Y claro, el dominicano está bien contento de haber regresado a su posición natural de torpedero, luego de ser trasladado a la tercera por Cleveland en el 2009 y jugar allí por la Tribu hasta ser cambiado a Detroit en medio del 2010.

Ahora por fin, el pelotero de 29 años fue convocado a su primer Juego de Estrellas, en el que se fue de 2-0 por la Liga Americana.

"Se siente muy bien", le dijo Peralta a LasMayores.com. "El primer Juego de Estrellas mío es algo muy grande en la vida, algo que estaba esperando siempre y este año se me dio la oportunidad."

En la temporada del 2011 Peralta ha aportado como siempre en la producción ofensiva, pero con mejor promedio que nunca. En este momento batea .312, muy superior a su average de por vida de .267. Ha conectado 14 jonrones, con 50 empujadas y excelente OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .891.

De hecho, está de líder entre los torpederos de la Liga Americana en este último departamento, con ventaja de 45 puntos sobre el que ocupa el segundo lugar y el que lo sustituyó en campo corto de los Indios: el venezolano Asdrúbal Cabrera.

Peralta no sólo encabeza a los SS del Joven Circuito en OPS, sino también promedio y jonrones (empatado con Cabrera), y está segundo en empujadas, a una del actual torpedero de Cleveland.

En otras palabras, el dominicano está demostrando aún es un bateador vigente a nivel de Grandes Ligas. Y en el campo corto, los Tigres están conformes con él, a pesar de una cierta falta de alcance.

Por eso los felinos le dieron un contrato de dos años y $US11.25 millones, con una opción del 2013, para que siguiera en las paradas cortas.

"(El contrato) me dio mucha confianza", dijo Peralta al respecto. "Esa es la posición mía natural. Es la posición en la que yo empecé. Cuando me movieron a la tercera base en los Indios de Cleveland, no me sentí igual como me siento ahora en el terreno.

"La confianza que el equipo me dio, me siento orgulloso de eso. Trato de hacer lo mejor también para el equipo."

Desde que se estableció como titular en el 2005, Peralta ha construido una sólida carrera en la Gran Carpa. Desde ese entonces nunca ha dado menos de 11 jonrones en una campaña y jamás ha impulsado menos de 68 carreras.

El santiaguero cree que aún le falta mucho por hacer en el béisbol.

"A mí me queda mucho todavía, como quien dice. Estoy bastante joven todavía,", afirmó. "Creo que me queda mucho por demostrar. Siempre he tratado de trabajar fuerte y mejorar todos los años, y éste es uno de los buenos años míos, con una buena primera mitad y esperamos que siga así."

¿Y tiene como meta seguir en el campo corto?

"Esa es la meta mía", enfatizó. "Es que me siento más cómodo en el shortstop. Es la posición en que me siento como si fuera en casa. Si tengo salud me voy a mantener jugando en el short."