(AP)

DORADO, Puerto Rico -- Si usted era de los que, como yo, pensaba que habría una revancha de la Serie Mundial de 2006 entre Tigres y Cardenales, les presento a los Gigantes de San Francisco. Qué clase de demostración de perseverancia y cría. Estuvieron todos los playoffs jugando con la espalda contra la pared.

Los Gigantes dieron una extraordinaria demostración contra los Cardenales en la serie de campeonato de la Liga Nacional. Al borde de la eliminación, otra vez hilaron tres victorias para eliminar a San Luis, tal y como hicieron en la serie de división ante Cincinnati. Pero esas series son cosa del pasado y, como dicen en mi pueblo, "otra vez a la batalla". Tienen de frente a los Tigres de Detroit, una tarea nada fácil.

Se trata de la serie más importante del año.

Escucho y veo a los analistas y los conocedores del beisbol presentando gráficas, recitando estadísticas, comparando esta serie con anteriores y digo lo siguiente: esas estadísticas, ahora mismo, no valen mucho. Aquí es borrón y cuenta nueva, esta es la Serie Mundial. Lo que va a decidir esta serie, posiblemente, usted no lo va a encontrar en las hojas de estadísticas. Nunca he visto una columna en las estadísticas que cuantifique factores como corazón, deseo, experiencia, lesiones y "momentum".

¿Cuales son estos intangibles?

Para que Detroit gane debe crear "momentum". El mejor "momentum" te lo puede dar tu abridor, en este caso Justin Verlander, uno de los mejores lanzadores este año en las Grandes Ligas, incluyendo los playoffs. El único problema es que va a estar fuera de su rutina. Dado que Detroit barrió a los Yanquis y ganó tan temprano la serie de campeonato de la Americana (igual que en 2006), tuvo cinco días libres.

El dirigente Jim Leyland diseñó un plan para mantener a su equipo en condición de juego, y trajo a jugadores de la Liga Instruccional de su organización a Detroit para foguear. Esto es mejor que nada, pero nunca como estar en la presión y en la velocidad de un juego de playoff.

Nosotros los atletas somos criaturas de hábito y, a veces, un pequeño cambio en la rutina o en la rotación puede afectar gravemente tu rendimiento. No digo que es lo que vaya a pasar, pero es una posibilidad. El equipo que se ajuste más rápido, tendrá la ventaja.

Pero no todo es malo. Lo bueno de los días libres es que te dan la oportunidad de descansar a algún pelotero que tenga alguna lesión o incomodidad y, sobre todo, acomodar tu rotación de lanzadores. O sea, que Verlander, potencialmente, puede lanzar hasta tres veces en la serie. Si viene en su juego, se le va a hacer bien difícil a los Gigantes.

Otra interrogante para los Tigres va a ser la situación del taponero, originalmente, José Valverde. Estuvo errático en las últimas dos series. Leyland hizo los movimientos para solucionar el problema utilizando todo su bullpen, mayormente a Phil Coke, quien hizo una excelente labor. Pero esto es la Serie Mundial, y es poco convencional poner a un lanzador que no tiene tanta experiencia como taponero en el escenario más grande y en el momento más importante, pues estás rompiendo la rutina de ese bullpen. Valverde va a tener muy poco margen de error.

Si Verlander y Valverde lanzan bien, la ventaja es para Detroit. No dudo que Miguel Cabrera batee como siempre, eso es lo que él hace. Por eso ganó la Triple Corona. Lo importante es que batee Prince Fielder, para darle protección a Miguel. Si Prince no esta bateando, yo no le lanzaría a Cabrera. Prefiero que me gane otro. Los Gigantes llegan a esta serie luchando y sobrellevando un sinnúmero de obstáculos. Ganaron tres juegos en línea a Cincinnati en su parque y se impusieron en tres encuentros corridos a San Luis. Han demostrado que son un equipo que nunca se rinde y que puede lidiar con la presión.

Los dos lanzadores más consistentes de los Gigantes (Ryan Vogelsong y Matt Cain) acaban de lanzar en el sexto y séptimo juego de la serie contra los Cardenales. No tienen el lujo que puede darse Detroit de que uno de esos lanzadores pueda, en teoría, iniciar tres juegos en la serie. Pregunto yo, señor Barry Zito, ¿puede usted lanzar otra joya monticular como la del viernes pasado? Dicen que un rayo no cae dos veces en el mismo sitio, así que veremos. Tienen que buscar la manera de ganar un juego antes de que le toque el turno a Cain y Vogelsong, que ha estado excepcional en estos playoffs.

Pregunto yo, señor Tim Lincecum, ¿está usted disponible para lanzar como lo hizo en la Serie Mundial de 2010?

Ofensivamente, Buster Posey y Angel Pagán tienen que contribuir más. A Posey lo hemos notado un poco ansioso en el plato, buscando pitcheos fuera de su zona. Este es el momento para mantenerse relajado y buscar su pitcheo. Si no llega, que pase el batón. Para mi compatriota Pagán, es importante tener buenos turnos y tratar de embasarse: con esa velocidad va a crear situaciones.

Un solo jugador no gana series, hace falta un trabajo de equipo.

Esto va ser una serie interesantísima donde el equipo que mejor ejecute sus pitcheos y mejor juegue defensa debe ganar. Pienso que Detroit tiene una leve ventaja.