LEESBURG, Virginia - Cuando se trata de Martín Pérez y su futuro a corto plazo en los Rangers, hay muchas incógnitas.

Nadie sabe si el zurdo venezolano empezará el 2013 en Grandes Ligas o Triple-A. De estar en la Gran Carpa desde el principio de la temporada, no se sabe si estará en el cuerpo de relevistas o la rotación-mucho de eso dependería de la salud de otros abridores de Texas. Y claro, lo más importante es ver si el joven de 21 años recobrará la consistencia en el montículo para alcanzar el gran potencial que se proyecta con su talento.

"Creo que no es nada imposible", le dijo Pérez a LasMayores.com acerca de la meta de ganarse un espacio en el béisbol más exigente del mundo. "Creo que con la experiencia que tú vas adquiriendo todos los días en Grandes Ligas, ya vas a llevar el nivel de ellos y va a ser difícil, tanto para el bateador como para mí."

El 2012 fue una especie de prueba de fuego para Pérez. Subido en junio mayormente debido a lesiones del dominicano Neftalí Féliz y Colby Lewis, el venezolano tuvo un inicio difícil en la Gran Carpa contra los Tigres, debutando el 27 de junio con cuatro limpias permitidas en apenas dos tercios de una entrada.

Sin embargo, de ahí en adelante impresionó a los Rangers al aceptar sólo cinco anotaciones merecidas en 19.1 innings hasta el 31 de julio.

Pérez se pasó el mes de agosto en Triple-A Round Rock y, luego de volver a ser subido en septiembre, permitió apenas dos limpias en 9.1 episodios en tres presentaciones. Pero lo persiguió la inconsistencia, ya que terminó de manera bastante negativa con 12 merecidas en 8.2 innings-incluyendo una derrota en la crucial serie de Texas en Oakland al final de la temporada, en la que los Atléticos le quitaron el título del Oeste de la Liga Americana a los Rangers.

Sin dudas, Pérez ya ha visto el calor de la competencia por un puesto de playoffs y todo lo que implica la presión de lanzar en los momentos apremiantes.

"Los ajustes mentales, más que todo", dijo Pérez acerca de adaptarse a la vida de Grandes Ligas en el 2012, "que si tú fallas no pensar que te pueden botar, sino que todos somos seres humanos y todos cometemos errores y fallamos.

"A medida que tú vas fallando, te das cuenta de lo que tienes que hacer para seguir mejorando y alcanzar el nivel de los demás peloteros."

En este momento Pérez, el prospecto número 3 de los Rangers en el 2012 según MLB.com, se encuentra como el quinto abridor en el roster proyectado de Texas para este año. Pero son muchas las cosas que podrían cambiar en los entrenamientos del equipo en Surprise, Arizona en febrero y marzo.

Nadie sabe cómo vendrán Féliz y Lewis ni exactamente cuándo estarán disponibles. Además, Alexi Ogando vuelve a la rotación en teoría, pero el dominicano ha dividido su tiempo entre el rol de abridor y relevista desde hace dos años y, de presentarse la necesidad, podría volver al bullpen.

De cualquier forma, Pérez sigue enfocado en la meta de mejorar cada día y cumplir el rol que se le pida en Texas.

"Estoy listo para lo que ellos quieran conmigo", manifestó. "Creo las oportunidades van a estar ahí; me toca hacer un buen trabajo y hacer el equipo, que es lo que yo quiero primordialmente.

"El día que me llegue la oportunidad, a hacer mi trabajo, pitchar y sacar los outs rápido."