Martín Pérez

SURPRISE, Arizona -- El venezolano Martín Pérez abrirá por los Rangers el lunes contra los Rockies en Scottsdale y el zurdo no pudo ocultar su entusiasmo.

"Claro, tiraré por primera vez en los Entrenamientos de Primavera", expresó Pérez. "No veo la hora de subir a la lomita, pero no estoy nervioso".

Los Rangers quieren que el serpentinero esté relajado en el montículo y que confíe en su gran capacidad. Si Pérez logra hacer todo eso, Texas por fin podría contar tiempo completo con el abridor de 21 años de edad que ha sido etiquetado en los últimos años como su mejor prospecto de pitcheo. Esta es la quinta campaña en que Pérez se ha encontrado entre los primeros 100 prospectos de la revista Baseball America, y es hora de que se gradúe.

"Tiene una excelente recta, gran repertorio de cambios, un muchacho con bastante sabiduría a pesar de su edad, tiene una buena idea de lo que hace en la lomita", dijo el receptor puertorriqueño Geovany Soto. "Es imbateable cuando tira la pelota en la zona de strike".

Pérez terminó la temporada pasada como el quinto abridor de los Rangers pero no se destacó lo suficiente y ahora tiene que luchar para ganarse el puesto de nuevo. Enfrenta una difícil competencia en los veteranos Kyle McClellan y Randy Wells, el novato Justin Grimm y el relevista zurdo Robbie Ross. Todos compiten por un papel que en teoría desaparecería en junio cuando Colby Lewis salga de la lista de incapacitados.

Sin embargo, debido a las posibles lesiones, el que se quede con el quinto lugar podría tener la oportunidad de permanecer en el grupo de abridores después de que regrese Lewis -- si aprovechan la situación. Los Rangers estaban escasos de abridores en junio pasado cuando Pérez y Grimm ascendieron desde las Ligas Menores.

"Sé que esta es mi oportunidad", dijo Pérez. "Estoy tomando todo con seriedad. Este es mi trabajo y mi familia, mi esposa dependen de mi".

"Estoy consciente de lo que puedo hacer y sé que ellos esperan ver lo que puedo hacer. Han estado esperando este momento por bastante tiempo y estoy haciendo exactamente lo que quieren ver".

Pérez, quien lanzó 38 entradas por Texas el año pasado, tiene un recta de 92 millas por hora, una buena curva y slider, y un cambio que puede ser devastador. Los oponentes se han abanicado el 34.6 por ciento de los cambios que Pérez tiró la temporada pasada. James Shields tiene el mejor cambio en el béisbol y sus oponentes se han abanicado en 36.7 por ciento de los cambios que el abridor de los Reales lanzó.

Pero Pérez no es Shields. Mientras Shields ganaba 15 juegos por los Rays la campaña pasada, Pérez solamente era un novato nervioso tratando de encontrar su forma en su primer año en la Gran Carpa. Terminó con 1-4 con 5.45 de efectividad en seis aperturas y seis presentaciones como relevista en tres estadías con los Rangers. Eso incluyó una foja de 0-3 con un promedio de carreras limpias de 12.46 en sus últimas tres salidas durante el colapso de los Ranges al final de la temporada.

Vale la pena señalar la capacidad de Pérez de adaptarse al siguiente nivel. Tuvo marca de 5-8 con 5.96 de efectividad en 23 aperturas y una salida de relevo por Doble-A Frisco en el 2010 también permitiendo 10.6 hits, 4.5 boletos otorgados y 9.1 ponches por cada nueve entradas. Volvió a Frisco para la siguiente campaña y tuvo 4-2 con un promedio de carreras limpias admitidas de 3.16 en 17 partidos, promediando 8.2 imparables, 3.7 pasaportes y 8.5 ponches por cada nueve episodios.

Tuvo 7-8 con 5.86 de efectividad en sus primeras 21 aperturas en Triple-A Round Rock y 4-2 con 3.27 de efectividad en sus últimas 11 presentaciones que fueron mezcladas con tiempo en las Grandes Ligas. El zurdo subió y bajó entre el equipo grande y liga menor, y si puede mantener su clama en el montículo y deja que su talento lo guíe, es posible que se quede en Texas.

"Me ascendieron y me bajaron en el verano pasado y sé que no era mi momento", declaró Pérez. "Este año entiendo mejor las cosas. Tengo una oportunidad de permanecer aquí si hago mi trabajo. Debes estar listo mentalmente para competir en las Grandes Ligas. Creo que estoy listo".

Pérez tendrá la oportunidad de demostrarlo el lunes contra los Rockies.