Carlos Mármol

CHICAGO -- La única manera de que el relevista dominicano de los Cachorros, Carlos Mármol, vuelva a recuperar su forma es con la continuidad y eso es lo que el equipo tiene planeado.

Mármol tuvo problemas en el segundo partido de la serie de Chicago contra Cincinnati, en la que otorgó dos pasaportes y golpeó a un bateador, también cargó con la derrota. El derecho, quien perdió su puesto como cerrador después de la primera semana de la campaña, ahora ha cedido 12 bases por bolas, ha golpeado a tres bateadores y ha permitido 11 imparables en 11 2/3 episodios. Su promedio de carreras limpias es un alarmante 6.17.

"Pienso que lo principal con Carlos es la concentración en cada lanzamiento", señaló el coach de pitcheo de los Cachorros, Chris Bosio. "Cuando Carlos entra en apuros, como el resto de los muchachos, es cuando comienzan a hacer todo con rapidez, y en ese [segundo encuentro contra los Rojos] fue un perfecto ejemplo. Debes hacer todo con un poco más lento, visualizar el lanzamiento y ejecutarlo. Definitivamente es capaz de hacer todo eso".

Mármol enfrentó obstáculos al comienzo de la temporada pasada y también perdió su puesto como taponero en aquel entonces. Pero pudo recuperarse para registrar 1.52 de efectividad en 30 salidas después de la pausa por el Juego de Estrellas.

"Cree que sus oponentes le darán swing a cada lanzamiento que hace, trata de hacer su lanzamiento de dos strikes y eso es parte del problema", manifestó Bosio acerca del derecho. "Trata de hacer más de la cuenta. En varias ocasiones no te conviene hacer eso. Queremos que se relaje para que pueda ser el mismo de la segunda mitad de del año pasado. Ahí es donde queremos que regrese y él también quiere lo mismo".

En el cierre de la serie entre los Cachorros y Rojos, Mármol reemplazó al abridor Edwin Jackson en la sexta entrada y retiró a los bateadores en orden, haciendo 11 lanzamientos, siete de ellos para strike. Ponchó al primer bateador que enfrentó, Todd Frazier.

Bosio y Mármol llegaron a un acuerdo en la segunda mitad de la campaña pasada que el receptor elegiría los lanzamientos. Si Mármol rechazaba uno de ellos, le tenía que comprar varias botellas de vino al coach de pitcheo. Mármol sólo tuvo que hacerlo una vez en la segunda mitad. Esa misma regla aplica este año, pero el problema es la ejecución de sus pitcheos.

"Creo que en el caso de Carlos se trata de ritmo y concentración", precisó Bosio. "Eso son dos cosas importantes para él. Sostiene la pelota muy fuerte y ahí es que vemos que esos lanzamientos no se ejecutaron".

El manager de los Cachorros, Dale Sveum, dijo que continuará empleando a Mármol.

"Es uno de siete muchachos en el bullpen, debe lanzar y saldrá en alguna situación", declaró Sveum. "No puedes esconder a los pitchers. Deben tirar".