Aroldis Chapman (AP)

NUEVA YORK - Después de su difícil derrota del domingo ante los Filis, en la que permitió jonrones consecutivos en el cierre del noveno inning, Aroldis Chapman volvió fuerte el lunes contra los Mets al registrar su noveno juego salvado del año por los Rojos y ponchar a dos de los tres bateadores que enfrentó.

"Me alegro de haber vuelto a poner a Chapman", dijo el manager de Cincinnati, Dusty Baker. "Siempre es importante eso. Tienes que volver a tirar, porque si no ese malestar crece. No quieres que eso pase."

Al permitir cuadrangulares ante Erik Kratz y el venezolano Freddy Galvis, el cubano Chapman desperdició su segunda oportunidad consecutiva de salvamento con una ventaja de una sola carrera.

Baker comparó la situación con la del 7 de mayo, cuando Devin Mesoraco y Shin-Soo Choo conectaron vuelacercas consecutivos para dejar en el terreno a los Bravos y su cerrador estelar Craig Kimbrel.

"Sabes, es curioso este juego", dijo Baker. "Nos ponemos contentos cuando la pasa al otro. Todo el mundo estuvo súper contento cuando le pasó a Kimbrel. Cuando nos pasó a nosotros, todo el mundo quería saber qué andaba mal y buscaba respuestas. A veces no las hay."

Contra los Mets el lunes, Chapman trabajó exclusivamente con el estilo tradicional con corredores en base, aunque no hubo nadie en circulación. Hizo 11 pitcheos y, de ocho strikes, seis fueron tirándole. Alcanzó las 99 millas por hora en cuatro ocasiones.

Después de su derrota del domingo, surgió un informe en CBSPhilly.com, en el que el narrador de las transmisiones por radio en español de los Filis, Rickie Ricardo, afirmó que Chapman devoró 18 pasteles de crema y guayaba que el mismo locutor le había procurado al zurdo. Para Ricardo, dicho consumo incidió en su mala presentación en Filadelfia.

Sin embargo, Baker le restó importancia a esa versión.

"Eso no tiene nada que ver con lo que hizo", dijo el capataz. "Hay que ver (a Chapman). ¿Se ve gordo? No le hago caso a eso.

"A veces el clubhouse está demasiado abierto para todos, lo cual crea oportunidades para hacer excusas si pasa algo."

Con o sin los pasteles, a Chapman no le ha ido tan bien este mes. Luego de tener efectividad de 0.68 en abril, el cubano tiene promedio de carreras limpias de 8.10 en mayo, con todo y su buena presentación del lunes. Ha permitido seis carreras limpias y nueve hits en ocho juegos, con seis bases por bolas otorgadas.