Martín Prado. (AP)

PHOENIX - Para Martín Prado, el 2013 se ha dividido en dos partes bien distintas.

Los primeros dos meses y medio del venezolano en los Diamondbacks fueron mayormente para el olvido, en cuanto a ofensiva se refiere. Sin embargo, desde la tercera semana de junio Prado ha sido el bateador productivo que visualizaba la gerencia de Arizona cuando se ejecutó el cambio que envió a Justin Upton a los Bravos y trajo al desierto al maracayero.

"Ha sido un poco mejor suerte", le dijo Prado a LasMayores.com al tratar de explicar su mejoría en el plato. "En la primera mitad bateé muchas pelotas de frente y las cosas no estaban saliendo de la manera en que yo quería. Pero esto es béisbol y las cosas suelen cambiar."

En el caso de Prado, ha sido un giro de 180 grados. A partir del 22 de junio, el veterano llevaba promedio de .238, con porcentaje de embasarse de .287 y slugging de .336. Desde entonces, ha subido a .272/.323/.402, bateando .316 en el mes de julio y .368 hasta ahora en agosto.

En abril, Prado expresó que no iba a tratar de "sustituir" a Upton, el prototipo de un bateador de poder que defiende una de los jardines de las esquinas. Ahora el venezolano volvió a tocar el tema más a fondo.

"Al principio creí que la gente me veía como sustituto de Justin Upton, con lo cual estoy en desacuerdo porque somos dos peloteros diferentes", dijo Prado. "Creo que iba a tomarle un poco de tiempo a la gente entender el tipo de diferencia que hay entre él y yo. Gracias a Dios las cosas han salido de la manera en que yo quería".

Por supuesto, lo que aporta Prado es bien diferente a lo que trae Upton al terreno de juego. El venezolano es conocido como uno de los jugadores más versátiles de Grandes Ligas a la defensa, con la habilidad de jugar a un alto nivel tanto en el cuadro interior como en los jardines. Y como bateador disciplinado y de contacto, que le da a los canales y con un poder ocasional, su producción en el lineup siempre ha sido bien valiosa, primero en Atlanta y ahora en Arizona.

"He llegado a este punto por ser yo mismo y no tratar de ser otra persona, ni suplantar a otra persona", dijo Prado, quien lleva 25 dobles, 10 jonrones y 49 empujadas en la presente temporada. "Cada quien tiene un rol diferente, cada quien tiene una forma de juego diferente. Me siento bendecido de ser el tipo de pelotero que soy, ya que me he mantenido en las Grandes Ligas y voy a seguir trabajando para mejorar.

"No es que me esté creando límites, sino que uno tiene que ser realista con lo que puede hacer dentro del béisbol".

Es bastante lo que ha hecho. Son de leyenda los cambios de posición sin problemas en los Bravos, desde la segunda base hasta los jardines y la tercera almohadilla.

Este año ha jugado mayormente en la tercera, pero ante una lesión de Aaron Hill estuvo bastante en la segunda en la primera mitad de la campaña. La semana pasada estuvo en los jardines para par de partidos, algo que le permitió al manager Kirk Gibson hacerle algunos ajustes temporales a la alineación titular. Y el domingo, en el mismo segundo inning del partido de los Diamondbacks vs. los Mets, Prado tuvo que ir al bosque izquierdo de emergencia ante las lesiones de Eric Chávez y Cody Ross.

Con ocho campañas en la Gran Carpa y ahora un contrato de cuatro años y US$40 millones con los Diamondbacks, Prado no necesariamente tiene deseo de quedarse en una sola posición, sino que se siente bien siendo fiel a lo que lo ayudó a destacarse el sistema de Atlanta y llegar al mejor béisbol: Su versatilidad.

"Creo que a veces cuando usas una manera, una vía para tener el éxito, no deberías olvidarte de ella y es lo que he tratado de hacer", dijo al respecto. ". Tomo rollings en varias posiciones para tener el conocimiento y para en cualquier momento que el equipo me necesite jugar esa posición.

"Para mí el complemento de haber llegado a Grandes Ligas como utility me dio como un paso más adelante", continuó, "para establecerme un poco más rápido que esperar a ser un pelotero de todos los días en una posición.

"Le doy las gracias a muchos coaches que me dieron la idea y el conocimiento para tener ese rol. Ellos me decían que yo podía ser utility y a la vez ser un jugador de todos los días, que ser utility me iba a abrir un poco más las puertas para establecerme en Grandes Ligas, lo cual ha pasado hasta el momento".

EN BUSCA DEL TRIUNFO COLECTIVO
Los éxitos individuales de Prado han sido bienvenidos en Arizona, por supuesto. Pero en vez de elaborar sobre sus números, el veterano prefiere hablar del equipo de los Diamondbacks, que ha caído a 7.5 juegos de los Dodgers en la División Oeste y a 5.5 del segundo comodín de la Nacional.

Prado nunca ha jugado en una serie de playoffs. En el 2010 con los Bravos, se perdió la postemporada por lesión. Al año siguiente vivió el doloroso colapso de Atlanta en septiembre y en el 2012 fue parte de otra derrota difícil ante los Cardenales en el juego del comodín.

"Es lo que anhela todo pelotero. Jugamos para ganar", dijo Prado sobre su deseo de disputar una serie de playoffs. "Este es un deporte de mucha competencia y mucha exigencia. Aparte de mantenerse saludable, la meta es jugar en una Serie Mundial y ganarla. Ese es el sueño de cada pelotero desde niño".