San Luis se quedó en el camino en la Serie Mundial. (David J. Phillip/AP)

BOSTON - Esto no es lo que los Cardenales imaginaron.

Esta no es la forma como se imaginaron terminaría la Serie Mundial, ciertamente no es la manera como querían que acabara el Clásico de Otoño.

Pero aquí estamos, y todo terminó. Los Medias Rojas vencieron a los Cardenales por marcador de 6-1 para alzarse con la Serie Mundial en seis encuentros, y ahora sólo resta a San Luis mirar hacia el futuro.

El camino a la temporada 2014 ha comenzado oficialmente para los Cardenales, y nadie podría culparlos si quieren reflexionar con respecto una temporada excepcional. Se debe esperar que Carlos Beltrán, el veterano de 16 temporadas en las Mayores, quiera pensar por unos momentos luego de la derrota, pensando sobre el pasado y meditando con respecto al futuro.

Al igual que su compatriota Yadier Molina, Beltrán fue el corazón y alma de los Cardenales versión 2013.

"Honestamente, no estoy decepcionado", dijo Beltrán. "Al final del día, todos queremos ganar, pero luchamos, batallamos para llegar a este punto. Uno de nosotros iba a perder y fuimos nosotros los que terminamos allí. No jugamos buen béisbol. Al final del día, no fuimos el equipo que sabemos podemos ser".

Fue toda una serie para el outfielder puertorriqueño. Se desgarró las costillas en el Juego 1 y regresó para tener una carrera estelar en los cinco juegos finales. Extraoficialmente, todos en el clubhouse de los Cardenales querían ganar el título para Carlos. Él lo deseaba más que nadie.

Beltrán sólo ha tenido una corta estancia en San Luis, pero ya se ha convertido en uno de los favoritos de los aficionados y es fácil el ver por qué. Es uno de los mejores bateadores en la historia de la postemporada y ha dejado huella en la comunidad con su labor caritativa.

"La he pasado muy bien. No sólo esta temporada, sino en la pasada también", dijo Beltrán. "Creo tomé una buena decisión al firmar con esta organización. Cuando veo a mi alrededor, todas las amistades que he construido en esta organización, me siento muy orgulloso porque todo lo que este equipo hizo fue darme la oportunidad de jugar en la postemporada. Y como pelotero, eso es algo que uno busca. Quieres tener la oportunidad de ganar una Serie Mundial. Llegamos aquí este año. Nos quedamos cortos por un juego en la temporada pasada. Pero estoy satisfecho".

Beltrán será agente libre luego de terminar la campaña y existe la posibilidad que haya jugado su último partido en San Luis como miembro del equipo de casa. Y también hay el chance que regrese.

"Ellos saben (y lo he expresado claramente) que me encantaría volver. Pero también debo esperar a ver cuáles son sus planes. Y eso lo comprendo", dijo Beltrán. "Soy un jugador veterano y la organización deberá tomar una decisión basada en lo que tenga sentido para ellos. No voy a tomarlo personalmente si no regreso a San Luis".

Sin importar el final de la historia, una cosa es cierta: Beltrán siempre tendrá los recuerdos de una gran carrera hacia su primera Serie Mundial. Eso es algo que nadie le podrá arrebatar.

"Fue algo grandioso", dijo Beltrán. "El poder hacer lo que logramos como equipo este año, desde el Spring Training, trabajando duro durante toda la campaña y el poder llegar a este punto, es una sensación asombrosa".

El ambiente en el clubhouse del equipo perdedor era sombrío, lo cual es comprensible. Los peloteros se mantuvieron con la cabeza en alto y hablaron sobre todo lo que ocurrió, bueno y malo. Había una sensación de orgullo entre los Cardenales, aún en medio de la derrota. Esa es sin duda la manera de comportarse de un Cardenal.

"Les dije que mantuvieran sus frentes en alto. No tienen nada de qué avergonzarse", dijo el manager de los Cardenales Mike Matheny. "Todos sabemos que podemos salir y hacer un mejor juego que el mostrado hoy, pero hicimos mucho más de lo que muchos pensaban o daban crédito. Hay muchas cosas que pueden ver de forma negativa, pero este no es el momento. Deben sentirse muy orgullosos de la forma como se representaron a sí mismos, a cada uno de sus compañeros y a la organización en general".

En cuanto a Beltrán, quizás no tenga idea del equipo al cual pertenecerá la próxima temporada pero sabe que tiene en mente para el futuro inmediato.

"Por ahora, voy a ir a casa, descansar, dormir por un par de semanas y luego esperar que mi agente me llame y así entender el interés que pueda haber en mí y cuales equipos quieren conversar", dijo. "Tengo que escucharlos a todos y tomar una decisión basada en cuáles serían las oportunidades de jugar, con suerte, en la postemporada".

Descansa, Carlos. Te lo mereces.