Carlos Zambrano (lvbp.com)

CARACAS, Venezuela -- El pitcher venezolano Carlos Zambrano ofreció disculpas al país por la trifulca en la que se vio involucrado junto con otros miembros de su equipo los Navegantes del Magallanes y los Caribes de Anzoátegui durante el tercer partido de la serie final del béisbol venezolano.

"El más perjudicado fui yo por la estupidez de querer tomar la justicia en mis manos, cuando la Biblia dice que la justicia es de Dios. Pero soy humano, no soy perfecto", dijo el temperamental Zambrano en declaraciones publicadas este lunes en el diario local El Nacional al lamentar el violento incidente que protagonizaron Navegantes y Caribes en la parte alta del sexto inning del tercer partido de la final.

"Le pido disculpas a toda Venezuela y en especial a la organización de Caribes porque fue un acto bochornoso", indicó Zambrano, quien no jugó ese partido y salió corriendo del banco para agredir al lanzador de Caribes Mayckol Guiape luego de que este había golpeado con un pelotazo al jardinero de los Navegantes Ezequiel Carrera cuando estaba bateando.

La acción de Zambrano agravó las cosas ya que hasta ese momento solo había una discusión por el pelotazo.

Una vez calmados los ánimos, se completó el partido, en el que los Navegantes se apuntaron su tercera victoria en tres juegos y quedaron a uno de revalidar el título. Al día siguiente, los Caribes se apuntaron su primer triunfo y prolongaron la serie.

El presidente del Liga Venezolana de Béisbol Profesional, Oscar Prieto Párraga, dijo a la AP, en conversación telefónica, que la directiva de la organización está evaluando el incidente y que se tomará una decisión en las próximas horas, a más tardar el martes.

Zambrano, quien en mayo pasado firmó un contrato temporal de ligas menores con los Filis de Filadelfia, tuvo durante su paso por las Grandes Ligas varios roces con compañeros de equipo, gerentes y umpires.

Chicago puso a Zambrano en la lista de restringidos por seis semanas y lo envió a un curso de control de ira en 2010 luego de un altercado verbal con su compañero Derrek Lee.

En 2009, fue suspendido luego de un reclamo a un umpire en el cual arrojó la pelota hacia el jardín y golpeó la reja de la caseta con el guante.