Ben Cherington y John Mozeliak.

FORT MYERS, Florida - Cuando finalizó la Serie Mundial del 2013, los Medias Rojas de Boston se sentaron a analizar bien su roster como si no hubiesen tenido una temporada de campeonato. Si eso suena como algo simple, no lo es.

"Pudiera haber ejemplos en los que, después de que ganas un título, estás tan comprometido con varios de los peloteros que te hicieron ganar que de alguna forma buscas, digamos, recompensarlos", manifestó el manager de los Medias Rojas, John Farrell.

Su equipo asumió un enfoque diferente.

"Después de terminada la campaña, sin importar qué tan lejos llegaste en la postemporada, existe un sentido de objetividad en torno a revisar el roster", indicó Farrell.

En San Luis, los Cardenales aplicaron una mentalidad similar con un club que ganó el banderín de la Liga Nacional pero que dejó ir la Serie Mundial en seis partidos.

"Ser complaciente sería como el 'beso de la muerte' para cualquier organización", comentó el manager de los Cardenales, Mike Matheny.

Si usted está a cargo de un equipo de béisbol, este par de franquicias podría ser un buen modelo a seguir. Ambas escuadras tuvieron un 2013 para el recuerdo. Y ambos equipos lucirán diferentes en el 2014.

Ambos nos recuerdan que las buenas organizaciones evolucionan, que no le temen al cambio y que tienen la capacidad de examinarse y criticarse internamente.

Primero, tenemos al gerente general de Boston, Ben Cherington.

"En nuestro caso", explicó Farrell, "el enfoque siempre es, 'OK, hicimos lo que pudimos para ganar hoy, pero ¿cómo podemos prolongar ese éxito? ¿Qué podemos hacer para seguir ganando en el futuro?' Eso podría requerir de cambios en el roster".

Algunos de los cambios se derivaron de la agencia libre. Los Medias Rojas decidieron no volver a firmar al shortstop Stephen Drew (todavía sin equipo), al jardinero central Jacoby Ellsbury (Yankees) y al receptor Jarrod Saltalamacchia (Marlins).

Económicamente, podrían haber tenido la oportunidad de retener a los tres. Pero después de deshacerse de tres de los contratos más lucrativos en la historia del club -- Carl Crawford, el mexicano Adrián González y Josh Beckett - a finales de la temporada del 2012, los Medias Rojas han adoptado una forma diferente de hacer las cosas. Boston desea ser una franquicia armada a base de su sistema de ligas menores. Si logran hacer eso, si pueden seguir nutriendo al equipo grande con talento joven, los Patirrojos entonces contarán con la flexibilidad económica para redondear su roster a través de la agencia libre.

Algo que hemos aprendido en las últimas dos décadas es que los equipos contendientes no pueden armarse solamente a base de la agencia libre. La agencia libre puede mejorar o reforzar un roster, pero es virtualmente imposible ganar sin contar con un núcleo de peloteros hechos en casa.

Entonces, los Medias Rojas han decidido entregarle el campo corto al arubeño Xander Bogaerts y darle a otro cotizado prospecto, Jackie Bradley Jr., la oportunidad de ganarse el puesto de jardinero central. También cuentan con dos prospectos élite de la receptoría con Blake Swihart y el puertorriqueño Christian Vázquez, pero decidieron firmar al veterano A.J. Pierzynski a un contrato de un año para llenar el hueco hasta que los jóvenes estén listos para dar el salto.

¿A caso es mucho el cambio?

"Hemos decidido seguir este proceso internamente como grupo", dijo Farrell. "Nos reunimos la semana pasada y repasamos algo de historia. Los equipos que ganan de manera consistente- ¿Qué tanto modifican su roster de un año para otro? Saben que, cuando mucho hacen dos modificaciones. Para mantener su base de jóvenes. Para mantener su talento. Para continuar armándose a largo plazo".

Dicha valoración llegó después de buscar a las cinco organizaciones más ganadoras de Grandes Ligas en los últimos 35 años. Algunas de ellas realizaron grandes cambios y otros ninguno. Pero el promedio fue dos.

Los Cardenales están siguiendo el mismo plan de acción. Hace dos años, dejaron que su mejor jugador, el dominicano Albert Pujols, firmara con los Angelinos cuando el precio para retenerlo fue mayor al que ellos estaban dispuestos a pagar.

San Luis contrató al jardinero boricua Carlos Beltrán para reemplazar a Pujols en el lineup. Cuando Beltrán firmó con los Yankees durante el receso de temporada, los Cardenales reagruparon su lineup al mover al inicialista estelar Allen Craig al jardín derecho para reemplazar a Beltrán y convirtieron a Matt Adams como su primera base titular.

De igual manera, los Cardenales enviaron al David Freese a los Angelinos a cambio del jardinero central Peter Bourjos. Matt Carpenter, quien fue convocado al Juego de Estrellas por la Liga Nacional como intermedista, ahora jugará en la antesala. El prospecto No. 2 de la organización, Kolten Wong, probablemente abra la campaña en la segunda base.

El gerente general John Mozeliak sí acudió a la agencia libre, donde adquirió al shortstop dominicano Jhonny Peralta. Al final del día, Mozeliak probablemente termine modificando cada lugar en el lineup excepto el jardín izquierdo (Matt Holliday) y la receptoría (el puertorriqueño Yadier Molina).

A pesar de que gastaron dinero en un solo agente libre, y a pesar de todos los cambios, los Cardenales siguen siendo favoritos para llegar a la postemporada por cuarto año consecutivo.

"Creo que es un gran testimonio de que nuestra organización, la directiva y los altos mandos del equipo se comprometen y se preguntan, '¿De qué manera podemos mejorar?'", manifestó Matheny. "Esta organización confía en poder sacarle el mejor provecho a los jugadores con los que ya cuenta, y luego tratar de buscar la manera más inteligente de reforzar al equipo".