Ron Washington (Getty)

Ron Washington es un excelente manager, un excelente líder -- uno de los mejores -- y los Rangers son bastante afortunados de tenerlo al mando del equipo. Para los que llevan una lista de lo que hemos aprendido en el primer mes de esta campaña, deben asegurarse de anotar eso.

En ocasiones nos olvidamos de ello. Texas ha sido tan buen equipo en estos últimos años que es fácil presumir de su éxito -- y su piloto -- como cosa segura. De hecho, circularon rumores a finales de la temporada pasada de que era hora de que los texanos le dieran las riendas a otra persona.

Entre las ideas ridículas en Grandes Ligas, ésta debe encabezar la lista. Como lo dijo Washington tras otro decepcionante final de campaña, "pensarías que mi historial sería tomado en cuenta".

Al final, los Rangers han sido un equipo bastante exitoso. Tener una de las tres mejores fojas en lo que va de la temporada después de ser prácticamente desmantelados por las lesiones es un reflejo de varias cosas.

Se trata del gerente general Jon Daniels y el tremendo trabajo que ha hecho en agregarle profundidad a la organización.

Se trata de la madurez y mentalidad del núcleo de jugadores jóvenes, junto a los que Daniels ha añadido.

Sin embargo, se trata sobre todo de Washington. Cuando un equipo sobresale pese a la falta de talento, se debe principalmente al manager.

Washington tiene una cualidad impalpable que pocos hombres tienen: La capacidad de liderar.

Es su habilidad de crear el ambiente correcto en el clubhouse. Se trata de mantener la negatividad lejos de los jugadores.

Cuando Washington pone el nombre de un jugador en el lineup, tiene fe en ese pelotero. Al menos sabe convencer al mundo -- y sobre todo, al mismo jugador -- que le tiene fe.

Pero eso no significa que no sea estricto. De hecho, Washington puede ser brutalmente severo con los jóvenes, haciéndolos responsables de sus acciones y asegurándose de que jueguen de la manera que Washington piensa la correcta.

Washington tiene sus propias experiencias en esta área. Durante su carrera de 10 años como jugador--en la que no fue titular--vio el manejo de un equipo desde todos los puntos de vista.

En parte también se debe a sus instintos naturales y su optimismo. Pero otra parte es porque está consciente de que los jugadores tienen un mejor desempeño cuando piensan que el piloto les tiene fe.

Y ésa es la historia de los Rangers de este año.

El segundo y tercer abridor -- Derek Holland y Matt Harrison -- no han tirado esta campaña. Otro abridor,Colby Lewis, acaba de regresar de una seria operación en la cadera.

El dominicano Neftalí Féliz, quien se proyectaba como cerrador, se encuentra sin hacer actividades ahora, por orden del equipo. Su antesalista titular (el quisqueyano Adrián Beltré), el receptor (el boricua Geovany Soto) y el intermedista (Jurickson Profar) se encuentran en la lista de incapacitados.

Una de sus mayores adquisiciones de la temporada baja, el inicialista Prince Fielder, tiene un promedio de .200 con dos jonrones. La otra adición, Shin-Soo Choo, se ha visto estado limitado por molestias en un tobillo.

Texas ha ganado con alineciones con nombres como el venezolano Robinson Chirinos, Josh Wilson, Donnie Murphy y Kevin Kouzmanoff.

De alguna manera los Rangers han sabido sacar buenos resultados. Están sextos en la Liga Americana en carreras anotadas, pese a ocupar el 14to lugar en jonrones. Lo han logrado con velocidad, encabezando el Joven Circuito con 21 estafadas. Su efectividad se encuentra entre las ocho mejores con 3.77.

Con todo esto, los Rangers llevan marca de 14-8 y se encuentran en la cima del Oeste de la Liga Americana con su barrida esta semana de los Atléticos.

En cuanto a tiempo de juego se refiere, Texas podría enfrentar duras decisiones una vez puedan volver a contar con sus titulares. Pero vale reiterar que Washington ha demostrado que puede hacer que las cosas funcionen.

Kouzmanoff batea .362 y Wilson .325. El zurdo Robbie Ross Jr. tiene un promedio de carreras limpias de 2.31 y parece haberse ganado un puesto fijo en la rotación.

Los Rangers definitivamente necesitarán a sus estrellas -- el venezolano Elvis Andrus, Beltré y Yu Darvish, entre otros -- para alcanzar un alto nivel. Pero los equipos exitosos siempre pasan por situaciones complicadas, necesitando de aportes de diferentes jugadores.

Texas ha establecido que el conjunto es mayor que la suma de sus partes. La profundidad que Daniels ha tratado de construir ha surgido de varias maneras. El manager también ha hecho su trabajo, posiblemente mejor que cualquier otro en estos momentos.