Bobby Abreu. (AP)

NUEVA YORK - Por primera vez en dos años, Bobby Abreu salió de un dugout de Grandes Ligas como jardinero titular.

Como parte de su esfuerzo por mantener fresco al venezolano, el manager de los Mets, Terry Collins, puso al veterano en el jardín derecho y le dio un descanso a Curtis Granderson para el cierre de la serie de Nueva York ante San Luis.

"Creo que en el transcurso de la temporada, él va a representar un bate crucial para nosotros", dijo Collins acerca de Abreu, quien había hecho su debut con los Mets el martes como bateador emergente. "Es que quería que agotara algunos turnos. Tuvo algunos turnos consistentes (en Triple-A Las Vegas) y de esa manera llegó hasta ahí. Demostró que aún sabe batear".

Abreu tuvo promedio de .395 con OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de 1.068 en 15 partidos, demostrando que aún queda algo en el bate que produjo dos convocaciones al Juego de Estrellas y un Bate de Plata en 17 años con los Astros, Filis, Yankees, Angelinos y Dodgers. Los Mets no esperan que Abreu sea el jugador que fue en su apogeo, sobre todo a la defensa. Pero sí esperan que batee.

Con eso en mente, Collins pretende darle un juego a la semana como titular, para mantenerlo fresco y afinado en la caja de bateo.

"Tiene 40 años", dijo Collins. "Probablemente no se mueva como antes. Estoy seguro de que aún puede tirar. Nunca tuvo problemas con el brazo".