Nelson Cruz firma autógrafos en Texas. (Sharon Ellman/AP)

ARLINGTON, Texas -- Nelson Cruz tuvo una sensación extraña en su regreso a Texas, ahora como visitante. Sin embargo, el toletero dominicano de los Orioles de Baltimore no abriga resentimientos para su antiguo equipo.

"Puros buenos sentimientos y buenos recuerdos, eso es lo que tengo", dijo Cruz el martes, antes de su primer juego contra los Rangers. "No puedo estar más agradecido con los Rangers; me dieron la oportunidad de ser un pelotero de las mayores".

Cruz jugó las últimas ocho temporadas en Texas y fue el Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana en 2011, cuando los Rangers disputaron su segunda Serie Mundial consecutiva. Dos días antes del juego del martes, fue golpeado por un lanzamiento en la mano izquierda.

Antes de enfrentar a Texas, Cruz tenía un promedio de .314 y era líder de las mayores con 20 jonrones y 52 impulsadas en 54 encuentros.

El año pasado, antes de que pudiera declararse agente libre, Cruz se perdió los últimos 50 encuentros de la temporada regular con los Rangers, tras infringir el acuerdo antidopaje de las Grandes Ligas. Volvió para el juego de desempate que definiría el segundo comodín de la Americana, y Texas cayó ante Tampa Bay para perderse los playoffs por primera vez en cuatro años.

Cruz rechazó en noviembre una oferta de los Rangers por 14,1 millones de dólares. Texas lo hubiera utilizado principalmente como bateador designado en caso de que hubiera aceptado la propuesta.

Al comienzo de los entrenamientos de pretemporada, firmó por un año y ocho millones de dólares con los Orioles.

"Fue muy frustrante", dijo. "Estoy contento por la decisión que tomé y por el lugar en donde estoy. No lamento nada de lo que hice. Creo que tomé la decisión correcta".

En cuanto al golpe en su mano, Cruz recibió tratamiento el lunes, cuando los Orioles descansaron, y se sintió bien bateando y atrapando la pelota antes del encuentro. Se le colocó como tercer bate y jardinero izquierdo.