Rafael Betancourt. (AP)

DENVER - La sonrisa de Rafael Betancourt iluminó el clubhouse de los Rockies el miércoles.

Apenas ocho meses y medio después de someterse a una cirugía Tommy John-operación que puso fin a la era del venezolano como cerrador de los Rockies (57 salvamentos del 2009 al 2013)-Betancourt, quien renovó con Colorado vía un pacto de liga menor el abril, dijo que ha llegado a realizar sesiones del bullpen de hasta 40 pitcheos.

La presencia del relevista brindó algo de levedad en el ambiente de los Rockies, el mismo día en que su compatriota Carlos González pasó a la lista de lesionados debido a unos persistentes dolores en el dedo índice de la mano izquierda.

Betancourt, de 39 años, viene entrenando en las instalaciones de los Rockies en Scottsdale, Arizona. Pero ahora se ha unido al equipo de Colorado para más sesiones y posiblemente algunos juegos simulados. Existe un plan tentativo de enviar a Betancourt al equipo Grand Junction, nivel de novatos, cuya temporada arranca el 20 de junio. El objetivo sería que el diestro subiera por el sistema de los Rockies con la esperanza de integrarse al equipo grande en este mismo año del 2014.

Hasta ahora, el proceso de recuperación ha ido bastante bien.

"Nunca me había sometido a esa clase de cirugía", dijo Betancourt. "Por lo que he escuchado de otros muchachos, el período es de unos 12 meses o más. La gente decía, 'Él va a perderse el próximo año'. Yo dije, 'OK, déjame intentar esto'. No tengo nada que perder".

El consenso es que el período de recuperación es más corto para un relevista que para un abridor.

Por ejemplo, el abridor de los Rockies, el mexicano Jorge de la Rosa, se sometió a una cirugía Tommy John en mayo del 2011 y parecía estar encaminado a una recuperación rápida. Pero varios contratiempos retrasaron su regreso a la acción hasta el final del 2012. Es más, no lanzó de manera eficaz el año pasado y no llegó a recobrar toda su fuerza hasta esta temporada.

Sin embargo, el relevista de los Cardenales, Jason Motte, regresó de la misma cirugía el mes pasado, a un año y unos pocos días de haberse operado. Motte se ha vista eficaz, pero la recta que antes llegaba a las 98-99 millas por hora ahora se mide en 92-93.

De su parte, Betancourt no quiere hablar de contratiempos y no le interesa ponderar lo que pueda pasar si su regreso se torna dificultoso.

"No estoy pensando en eso, sino cómo me siento ahora y qué puedo hacer este año", expresó Betancourt, quien afirmó que está tirando rectas y cambios desde un montículo. El slider, muchas veces su pitcheo clave para fulminar a los bateadores, lo está soltando desde terreno plano solamente.

"Nunca se sabe. Tal vez vuelva tirando rectas y cambios y me olvide del lanzamiento rompiente-ese fue el pitcheo que hice cuando sentí que me lastimé el año pasado", dijo el veterano.

Betancourt tiene previsto realizar una sesión del bullpen el sábado y otra el martes que será para simular una presentación de dos entradas. Después de eso podrá enfrentarse a bateadores.