Brian McCann (derecha). (AP)

CLEVELAND - Los primeros meses de Brian McCann vistiendo el uniforme de los Yankees no han alcanzado las propias expectativas del receptor, pero el veterano no está de acuerdo con la idea de que no es un jugador apto para el mercado de Nueva York.

A McCann se le avisó por mensaje de texto sobre un artículo en el New York Post, en la que el coach de bateo de los Bravos-ex equipo del cátcher-opina que McCann "nunca estará cómodo" con los Yankees.

"Leí el artículo. Estoy en desacuerdo con eso", dijo McCann acerca de los comentarios de Terry Pendleton. "Me encanta estar aquí. He tenido un comienzo lento, pero me encanta estar aquí".

Pendleton le dijo al periódico que creía que McCann terminaría con los Yankees o los Rangers para el 2014. El receptor aceptó la oferta de cinco años y US$85 millones del equipo de Nueva York.

"Nueva York no refleja quién es Brian", dijo Pendleton, quien agregó que pensaba que McCann estaría más cómodo en Texas. "Esa es mi opinión. Sabía que si elegía Nueva York, habría más de lo que él esperaba o sabía. Nunca estará cómodo con eso".

A pesar de tener raíces en el estado de Georgia, McCann afirma que ajustarse a la vida con los Yankees no ha sido difícil.

"No he notado ninguna diferencia grande", dijo McCann. "Aún es béisbol. Aún te pones un uniforme y sales a hacer tu mejor esfuerzo. Eso es lo que estoy haciendo.

"Las cosas no han salido como yo quisiera, pero al mismo tiempo nos queda otra mitad (de la temporada). Estamos en una lucha por la clasificación y ésas son las cosas en las que estoy enfocado".

Pendleton cree que el contrato de McCann le ha pesado, con el mayor pacto en la historia-un promedio de US$17 millones por año-otorgado a un cátcher como agente libre.

"No es así", dijo McCann al tocar el tema. "Para nada". El instructor de Atlanta dijo que McCann se ha convertido en un halador de bola como bateador en los últimos tres años, pero que el veterano podrá relajarse y volver a hacer de lo que es capaz. En días pasados McCann cambió su cuadre en la caja de bateo, eliminando el movimiento de darle al suelo con la punta de un pie.

"Si estuviera bateando .300, no habría nada que hablar", dijo McCann. "Pero no es así. Al mismo tiempo, creo que he corregido algunas cosas en mi mecánica. He vuelto a atacar la bola y en los últimos cuatro o cinco juegos me he sentido como yo".

McCann afirmó que la última vez que habló con Pendleton fue durante los entrenamientos, y que no ha decidido si llamará al coach y ex infielder de Grandes Ligas para hablar sobre el tema.

"La única parte del artículo (que me molestó) fue eso de que no encajo en Nueva York; ésa fue la única parte que no me gustó", expresó McCann. "Me encanta estar aquí y ha sido buenísimo hasta ahora".