Erick Aybar. (AP)

ARLINGTON - Erick Aybar tiene un Guante de Oro Rawlings, jugó en tres postemporadas consecutives y fue parte íntegra en el equipo invicto y campeón del Clásico Mundial de Béisbol del año pasado.

Ahora el versátil torpedero estará participando en su primer Juego de Estrellas-distinción por la que los compañeros del dominicano en los Angelinos le dieron una ovación en el clubhouse del visitante en el Globe Life Park de Texas.

"Es un gran honor", dijo Aybar, quien recibió una llamada del manager de la Liga Americana, John Farrell, quien le avisó sobre su selección. "Mis hijos (de seis y siete años) me podrán ver jugar el juego que amo. Me encanta eso".

Aybar, seleccionado para sustituir al jardinero lesionado Alex Gordon de los Reales, será junto al cubano Alexei Ramírez torpedero suplente del titular Derek Jeter. El capitán de los Yankees fue elegido como titular por los fanáticos, mientras que Ramírez fue escogido por los jugadores.

"Todo el mundo está contento por lo de Erick", dijo el manager de los Angelinos, Mike Scioscia. "Nuestro equipo está bien contento por él. Sentíamos desde el principio que debía estar en el Juego de Estrellas. No creo que haya duda alguna de que él es digno del evento.

"No hay muchos peloteros que puedan hacer todo lo que hace Erick. Creo que es uno de los tres mejores paracortos en el béisbol".

Entre los paradores en corto de la Americana, Aybar llegó al viernes con la mayor cantidad de carreras empujadas con 48.

Aybar es el primer torpedero de los Angelinos en participar en el Juego de Estrellas desde que lo hizo Gary DiSarcina en 1995. Ahora se une a Ervin Santana, Vladimir Guerrero y Bartolo Colón como dominicanos de los Angelinos convocados al Juego de Estrellas. Aybar conversa con frecuencia con Guerrero, uno de sus mentores al principio de su carrera, y dijo que lo llamará pronto.

Al preguntársele si ésta ha sido la mejor de sus nueve temporadas en Grandes Ligas, Aybar expresó lo siguiente:

"No sé. Vengo todos los días a aprender más. (Albert) Pujols me ayuda mucho. Me habla todos los días".

Este año también ha usado uno de los bates de su compatriota Pujols. Pesa una onza más que los de Aybar.

"Es mi bate de suerte", dijo Aybar con una sonrisa.