Mike Trout y Miguel Cabrera. (Jeff Roberson/AP)

MINNEAPOLIS - Fue la noche de Derek Jeter. También fue la noche de Mike Trout y Miguel Cabrera. Y de Glen Perkins y Kurt Suzuki.

Del lado de la Liga Americana, todo salió a pedir de boca en el Juego de Estrellas en el Target Field de Minnesota, incluyendo una victoria por 5-3 sobre la Liga Nacional que le da una vez más la ventaja de local al Joven Circuito para el Serie Mundial del 2014.

Jeter, jugando en su 14to y último Clásico de Media Temporada, se fue de 2-2 con un doble y una carrera anotada.

"Hoy fui afortunado", dijo con la humildad de siempre el torpedero de 40 años. "Fui afortunado de conectar par de hits.

Hubo una mini-controversia cuando el abridor de la Liga Nacional, Adam Wainwright, dijo después de salir del partido que le tiró pitcheos fáciles de batear al "Capitán" de los Yankees para que éste conectara de hit. Pero más adelante el derecho de los Cardenales dio marcha atrás en sus comentarios.

"Sé que eso se ha exagerado y se ha tomado fuera de contexto", dijo el manager de la Nacional y también de Wainwright en San Luis, Mike Matheny. "El que lo conoce sabe que es uno de los competidores más grandes del juego en mucho tiempo.

"Adam Wainwright salió a competir y lo único que quería era poner lo mejor de sí contra Jeter".

De cualquier manera, Jeter termina sus intervenciones en Juegos de Estrellas bateando de 27-13 (.481), para colocarse en el puesto número 3 de todos los tiempos en promedio entre los bateadores con suficientes turnos al bate, detrás de Charlie Gehringer y Ted Kluszweski (.500 cada uno). El porcentaje de embasarse de Jeter de .517 lo sitúa en el segundo lugar (Gehringer tuvo .655).

"Este juego es divertido", dijo Jeter, quien se retirará de Grandes Ligas después de ésta, su campaña número 20 (19na completa). "Siempre he anticipado estar en el terreno y tener la oportunidad de hablar con algunos de los muchachos que he admirado y respetado de lejos, con los que no tienes la oportunidad de hablar mucho en el transcurso de la temporada.

"Pero llegar al terreno y jugar el partido, ésa es la parte divertida".

Jeter fue honrado de la manera correcta y apropiada y se despidió del evento por todo lo alto.

Pero en términos de puro béisbol, se robaron el show Trout, nombrado Jugador Más Valioso del partido, y el venezolano Cabrera, quien dio el primer cuadrangular de su carrera en Juegos de Estrellas.

Trout, participando en su tercer Clásico, se fue de 3-2 con doble, triple dos empujadas y una anotada.

Ahora el joven de 22 años lleva de 7-4 (.571) con dos dobles, un triple y dos remolcadas en sus intervenciones en el evento.

Después del partido, Trout habló de cómo se ha inspirado con Jeter a través de los años.

"Siempre me puse metas viéndolo por televisión, diciendo que si tenía la oportunidad de llegar a las Grandes Ligas, así quería jugar", dijo Trout sobre la influencia de la leyenda de los Bombarderos. "Y la forma en que se maneja en dentro y fuera del terreno y cómo respeta el juego.

"Siempre 'josea', sin importar el marcador. Si su equipo pierde por 10 carreras, él siempre corre duro. Así quiero jugar".

BAMBINAZO DEL TIGRE MAYOR
En sus primeros ocho Juegos de Estrellas, Cabrera llevaba de 12-2 con un solo extra base--un doble--y una impulsada. Pero el martes conectó una línea alta en el mismo primer episodio que se fue rápidamente a las gradas del Target Field, con uno a bordo, para ampliar a 3-0 la ventaja de la Liga Americana.

"Si ves dónde fue el pitcheo que Miguel Cabrera sacó del parque, pues es un pelotero tipo-Nintendo", dijo el Wainwright, víctima del batazo del maracayero. "La bola estuvo lejos del plato. Nadie mantiene esa bola en territorio bueno, pero es que él simple y llanamente es muy buen bateador".

El bambinazo de Cabrera fue el primero en un Juego de Estrellas en la primera entrada desde que los dominicanos Manny Ramírez y Alfonso Soriano se fueron para calle ante Roger Clemens en la edición del 2004 en Houston.

DELEITADA LA AFICIÓN LOCAL
El manager de la Liga Americana, John Farrell, había expresado durante el mismo partido que en caso de tener ventaja en el noveno inning, podía optar por una batería totalmente de los Mellizos, anfitriones del evento en Minnesota. Así mismo fue cuando el dirigente de los Medias Rojas, con ventaja de 5-3, puso a lanzar al zurdo de los Mellizos Glen Perkins-oriundo de la ciudad de St. Paul--y en la receptoría a su compañero en el equipo de Minnesota, Kurt Suzuki.

Dicha batería sacó de 1, 2 y 3 a la Nacional para poner a gozar a los 41,048 aficionados en el estadio de las "Cuidades Gemelas".

"Creo que fue apropiado que Glen Perkins y Suzuki estuvieran juntos para cerrar esto", explicó Farrell. "Pensé que eso estuvo a nuestro favor. Se nos dieron las cosas para exhibir a dos muchachos locales y despedir este juego de la manera correcta".