José Ramírez. (Tony Dejak/AP)

CHICAGO - Después de que los Indios enviaron al torpedero veterano venezolano Asdrúbal Cabrera a los Nacionales el mes pasado, el movimiento parecía dejarle el camino libre al aclamado prospecto puertorriqueño Francisco Lindor para llegar a Grandes Ligas.

Eso todavía podría pasar la próxima campaña, pero ahora mismo Cleveland tiene el ojo bien puesto en otro joven campocorto: José Ramírez.

Visto como un segunda base o utility para el futuro, el dominicano heredó las riendas del campo corto para el resto de la campaña, y el jovencito no ha decepcionado. Con una impecable defensa y sólidas aportes a la ofensiva, el joven de 21 años de edad le ha dado a la directiva de la Tribu algo en qué pensar durante el invierno.

"No pienso que nos hayamos vistos sorprendidos", declaró el timonel de los Indios, Terry Francona, acerca del desempeño de Ramírez. "Sólo creo que cuando la gente en nuestra industria observa de cerca a alguien y no ve quizás un gran brazo, inmediatamente dicen, 'Segunda base'. Bueno, el muchacho tiene un gran alcance, un gran juego de pies y sabe medir bien la trayectoria de la bola.

"Me refiero a que ha hecho un gran trabajo en el campo corto", continuó el piloto. "Sabemos que puede jugar en la intermedia. Lo hemos puesto en la antesala. Pero es muy bueno en el short. Cuando canjeamos a Cabby, fue por algo. Y no fue porque Cabby no cumpliera".

En 24 presentaciones como titular en el campo corto esta temporada, Ramírez ha arrojado un promedio negativo de UZR/150 de 1.8, que lo coloca en el 12mo lugar entre los 21 campocortos de la Liga Americana con al menos 200 innings en el terreno este año. En comparación, Cabrera tenía un promedio negativo de 10.4 (17mo en la L.A.). De acuerdo con Fangraphs.com, Ramírez tiene cero Carreras Defensivas Evitadas (noveno puesto en la L.A.) en 212 1/3 entradas, pero es el mismo promedio que tiene el shortstop venezolano de los Reales, Alcides Escobar, en sus 1,163 2/3 innings.

En ligas menores, Ramírez jugó mayormente en la intermedia (199 juegos), pero las paradas cortas (74 juegos) fueron su posición secundaria. El quisqueyano también vio acción en la antesala y en los jardines en el sistema de Cleveland. En su breve estadía con el equipo grande de los Indios la campaña pasada, el dominicano apenas jugó dos innings en el short.

"He quedado realmente impresionado con la forma en que ha jugado ahí", elogió el coach de la tercera base de los Indios, Mike Sarbaugh, quien también es el instructor del infield del equipo. "Lo que más me ha impresionado de él no es sólo el alcance que ha demostrado, sino que tiene muy buenos instintos de béisbol. Sabe medir bien la trayectoria de la pelota en cuanto sale del bate. Anticipa muy bien los batazos y sus tiros son precisos. Se deshace rápidamente de la bola. Definitivamente sabe lo que hace con el guante".