© 2012 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

10/14/12 10:00 PM ET

Con un Canó decaído, N.Y. cede Juego 2

NUEVA YORK -- Además de no conectar imparables en sus visitas al plato, el dominicano Robinson Canó tampoco ha contado con suerte con los umpires.

El alicaído segunda base, seleccionado para el Juego de Estrellas, defendió su caso en vano el domingo después de que un fallo de un umpire ayudó a los Tigres de Detroit a vencer 3-0 a los Yanquis de Nueva York.

Y así, los Tigres una vez más agarraron fuera de base a los Yanquis y ahora tienen una ventaja de 2-0 en la serie por el campeonato de la Liga Americana.

"Sólo tenemos que olvidarnos de estos dos partidos", dijo el dominicano.

Pero la tarea no parece ser fácil para el tercer partido en Detroit el martes, cuando los Yanquis enfrenten al Jugador Más Valioso de la Liga Americana, Justin Verlander.

"Quizá el cambio de escenario nos siente bien", dijo el tercera base de los Yanquis Alex Rodriguez. "Definitivamente no es una situación ideal. Uno preferiría estar arriba 2-0 y enfrentar a un lanzador de ligas menores. Eso sería bueno".

Canó, un pelotero que jugó al nivel del Jugador Más Valioso durante buena parte del verano, ha sido un fiasco en los playoffs.

Está en blanco con una marca de postemporada de 26 turnos consecutivos al bate y de 32-2 en total (0.063). Su fracaso en la caja de bateo ha sido evidente.

"Es extraño", dijo el piloto Joe Girardi. "Uno sabe que es un muy buen bateador que está batallando ahora, y no tiene suficientes lanzamientos para batear".

Además, el dominicano dejó que la pelota se cayera de su mano en la séptima entrada, lo que permitió la primera carrera de Detroit. Luego terminó en el lado equivocado de un fallo del segundo umpire Jeff Nelson, quien no vio que Canó tocó al venezolano Omar Infante. En lugar del tercer out, los Tigres convirtieron esa jugada en un octavo episodio de dos carreras y ampliaron su ventaja.

"Si hubieran marcado la jugada de manera correcta, habría sido un partido diferente", dijo Canó.

Una semana antes de su cumpleaños número 30, Canó está a la espera de un contrato de nueve cifras para la próxima temporada que pueda convertirse en agente libre. Pero en lugar de impulsar su hoja de vida, se ha convertido en un factor importante en el descalabro de los Bombarderos del Bronx.

Canó pegó cuatro roletazos el domingo, todos de out, y sus turnos en blanco rompieron la marca previa de 24 para una postemporada establecido por Bobby Bonilla de Baltimore en 1996, según STATS LLC.

Al final del juego, los aficionados lo abucheaban tan fuerte como a Alex Rodríguez.

"Es un juego cruel a veces", dijo Mark Teixeira. "Cuando uno está bateando, es divertido y uno lo disfruta, y el equipo gana y uno suma estadísticas. Cuando uno está frío, es horrible. Yo he estado así muchas veces, y no es una sensación agradable".

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


yankeesbeisbol.com